Aumentar tu productividad laboral

Productividad y desarrollo personal - conseguir más con menos

Nuestra vida laboral puede ser una fuente de satisfacciones o, por el contrario, de quebraderos de cabeza. Trabajar durante demasiadas horas, sentir que nunca cuentas con el tiempo suficiente, que te resulta difícil tomar decisiones, que sientes inseguridad constante ante las relaciones, son todas consecuencias de un problema de productividad laboral.

Sin embargo, la productividad laboral no es un resultado que consigas con tips, agendas mágicas o un software, sino aplicando cambios específicos desde tu propia personalidad que te hagan mejorar la productividad. Y son factores psicológicos: tu gestión de emociones, tu gestión del tiempo, tu comunicación, estilo de relaciones, organización, planificación, etc.

¿Qué es realmente la productividad laboral? Es la capacidad para conseguir los resultados que necesitas con la menor cantidad de recursos posibles (entre los que se incluye el esfuerzo, el estrés y el tiempo). ¿Cómo cambiaría tu vida laboral y personal si consigues esto?

Desde el año 2012, mi trabajo como psicólogo y coach ha sido acompañar a las personas en procesos de cambio y transformación personal que tenga un efecto estable. En muchas ocasiones hemos trabajado con la productividad laboral para mejorar tanto tus resultados profesionales como tu bienestar y armonizar tu vida personal.

He preparado un vídeo donde te cuento cuáles son las principales claves de la productividad laboral y cómo mejorarla. Dale a play!

Como te he explicado en el vídeo, la clave para mejorar tu productividad laboral no es utilizar tips o aplicar técnicas, sino que ese cambio se dé en ti. Se trata de descubrir cómo funciona ahora tu productividad y aplicar cambios psicológicos en ti, pero también prácticos, que hagan ese cambio estable.

Si quieres conseguirlo, el primer paso es que agendemos una primera sesión. En esta sesión podremos profundizar en el problema, descubrir cuál puede ser la mejor solución en tu caso, y desde ahí, vivir un proceso profundo y práctico con el que mejores tu productividad laboral gracias a tu propio cambio.

Puedes agendar la sesión ahora y la tendremos desde casa y con comodidad.

Mejorar tu productividad laboral: un proceso de cambio personal

A lo largo de nuestra vida nos acostumbramos a vivir y trabajar según una estructura externa que ya nos viene dada. Primero son 5 horas en la escuela y más tarde 8 horas en la oficina. No aprendemos a gestionar nuestro tiempo, sino a estirarlo. A su vez, en nuestra era moderna, digitalizada y plagada de sobre información, nos resulta cada vez más difícil concentrarnos.

Esto implica una pérdida de tiempo y un aumento del estrés y la procrastinación.

Cuando tratamos de solucionar el problema con tips, herramientas concretas o agendas de organización, nos topamos con que solo tratan lo que ocurre de forma superficial pero con el tiempo volvemos a la misma rutina: urgencias, cansancio, horas interminables, no saber por dónde comenzar, y sobre todo ver los objetivos cada vez más lejanos.

El motivo es que por más que apliquemos cambios, nosotros seguimos produciendo de la misma forma. Recuerda lo que es productividad: es una forma de hacer las cosas para conseguir lo que necesitas con la menor cantidad de recursos. Esto es algo solo posible si el cambio se da en ti desde factores psicológicos clave. Vamos a ver cuáles son.

Los factores que aumentan tu productividad personal y laboral

Existen 5 factores clave para mejorar tu productividad laboral y personal, y curiosamente no necesitan de agendas, softwares, calendarios ni apenas tecnológica. Esta es uno de los resultados en las personas que he acompañado en sus procesos y que han aumentado drásticamente su productividad: con el tiempo solo necesitaron una pequeña libreta o un bloc de notas.

Organización, planificación y toma de decisiones: la forma en la que gestionas tus recursos es clave para mejorar tu productividad. ¿Comienzas por lo urgente, o por lo importante? ¿Sabes plantear objetivos concretos y realistas, o son demasiado lejanos? Estas habilidades dependen ante todo de tu carácter, de ahí que sea tan importante el acompañamiento de la Psicología. No todas las personas necesitan lo mismo. La toma de decisiones, a su vez, depende en gran medida de factores psicológicos como la forma en la que gestionas ciertos miedos e inseguridades

Gestión del tiempo: el tiempo es plástico y podemos gestionarlo en función de cómo nos comuniquemos, tomemos decisiones, utilicemos una estrategia u otra. La gestión del tiempo también está relacionada con las relaciones personales (si te comunicas de forma asertiva, te das tu tiempo, delegas, etc.). Cuando aprendes a gestionar el tiempo se estira, podemos hacer más con menos, y esto mejora tu bienestar y productividad.

Comunicación: nuestra comunicación nos lleva siempre a resultados concretos. Si es una comunicación opaca o ambigua, nos hará malgastar tiempo, energía y recursos. Por el contrario, aprender a comunicarte de forma asertiva y también empática te ayuda a enfocarte, mejorar tus relaciones, tu seguridad en ti y tu tiempo.

Relaciones personales: si trabajas con personas, con clientes o usuarios, la calidad de tus relaciones personales te ayudará para generar más confianza y resultados positivos. Este es un factor indispensable de la productividad que pocas veces se trabaja.

Gestión de emociones: por más que apliques cambios mediante herramientas de productividad, de nada funcionan si antes no trabajamos con tu mayor condicionante, como son las emociones que sientes. La ira, la culpa, el miedo, la inseguridad o la preocupación son emociones que dificultan nuestra productividad. Sin embargo, las emociones no son las responsables, sino tu forma de gestionarlas.

Desarrollar estas 5 habilidades psicológicas es lo que hará que todo cambie de forma estable.

Cómo un coach y psicólogo para la productividad puede ayudarte

La productividad es ante todo un comportamiento. En función de tu conducta, llegarán unos u otros resultados. Pero ese cambio debe ser profundo, práctico, y ante todo debemos interiorizarlo, para que la mejora en tu productividad te ayude a tener más tiempo libre, mejores resultados, más bienestar, y que sea también así dentro de años.

La psicología es la ciencia que estudia la conducta humana y sus procesos cognitivos y emocionales. A su vez, el coaching es una herramienta práctica para que un proceso de cambio te lleve a resultados concretos. Cuando aunamos ambas disciplinas nos encontramos ante un proceso seguro, ya que cuenta con las evidencias de la psicología, y a su vez práctico, que te lleve a cambios desde el principio.

Desde el año 2012 acompaño a personas que quieren vivir un proceso de cambio profundo y estable. En mi caso, no acompaño solo con citas o reuniones eventuales, sino de forma constante, cada día, para cualquier necesidad que tengas. Así, trabajamos con la frecuencia que necesites y vamos aplicando los cambios que cambien esa realidad. Además, trabajamos con herramientas semanales para desarrollar los 5 factores clave de los que hemos hablado, además de con sesiones.

Si quieres mejorar tu productividad laboral para conseguir mejores resultados y ante todo para recuperar una parte importante de tu vida (que se vive ante todo con tiempo) te recomiendo que agendes la sesión. Será totalmente privada y confidencial y nos ayudará a dar el primer paso que necesitas para que tu productividad mejore de forma definitiva.

Si quieres conocerme más, puedes ver mi página personal, donde te hablo un poco más de mí y podrás también ver por qué la productividad es tan importante para mí.

Te envío muchos ánimos e ilusión. Todo cambiará si ese cambio se da desde ti, con compromiso, constancia y paciencia.

Gracias por pensar en ti,

Rubén