Soluciona los problemas de autoestima de forma estable

Problemas de autoestima (y su solución definitiva)

Tener problemas de autoestima y sentirte menos es una de las dificultades más frecuentes en nuestra vida, así como una de las razones principales para agendar una sesión psicológica. Estas dificultades surgen siempre en comparación con los demás o especialmente en las relaciones de pareja. ¿Cómo solucionar tus problemas de autoestima de forma definitiva?

Desde el año 2012 acompaño como Psicólogo y coach a personas que quieren mejorar su autoestima en procesos de cambio personal profundos y prácticos, que te lleven hacia una solución definitiva gracias a tu propio cambio personal.

En este vídeo voy a contarte qué es realmente la autoestima, por qué surgen esos problemas, y ante todo cómo puedo ayudarte en tu proceso de cambio personal para que lo consigas al 100%. Reserva unos minutos que van a ser importantes para ti. Dale a play!

El primero paso para solucionar tus problemas de autoestima de forma estable es agendar una primera sesión exploratoria. En esta sesión nos conocemos, profundizamos en tu situación, encontramos una solución definitiva y vemos cómo puedo acompañarte en tu proceso para que lo consigas seguro. Esta es una sesión psicológica real, pero también de coaching, ya que será totalmente práctica y enfocada a que consigas cambios reales.

Esta sesión será el primer paso para solucionar tus problemas de autoestima, y puedes tenerla desde casa. Esta sesión no tiene costo, ya que en mi caso no te acompaño solo con sesiones eventuales, sino de forma más constante y con más herramientas. El objetivo está en conocernos, explorar lo que ocurre y ver de qué forma podemos solucionarlo. Agéndala ahora.

Hacer que tu autoestima funcione para siempre

¿Qué es realmente la autoestima? ¿Por qué surgen estos problemas tan habituales?

Suelo decir que los psicólogos hemos cometido un error a la hora de hablar de autoestima. No se trata de que exista una autoestima «alta» o «baja», o de que puedas ganarla o perderla, ya que la autoestima es ante todo una forma de actuar. Tu autoestima no es alta ni baja, sino que te funciona o no. Todo depende de dónde procede tu bienestar: si de factores internos (lo que haces, cómo lo haces, tus decisiones) o de factores externos que no puedes controlar (el comportamiento de los demás o el contexto).

Autoestima es: una relación afectiva contigo y también de autoconcepto, a través de la cual fluye una relación con el mundo. Si tú estás bien, todo lo demás cambiará.

Por esta razón la autoestima no mejora cuando solo agendamos sesiones eventuales para tratar de «subirla». Lo necesario es vivir un proceso de cambio práctico, donde apliques cambios que hagan que tu autoestima funcione, así como profundo, donde trabajemos con todas las partes de tu personalidad y donde cuentes con compañía constante, cada día, sin límite de consulta (en lugar de con solo eventuales sesiones).

Los 3 factores que perjudican tu autoestima

Los problemas de autoestima llegan a nuestra vida debido a tres factores o conductas:

Expectativas – cuando tu bienestar depende demasiado de factores externos que no puedes controlar, se generan expectativas para validar tus miedos y el comportamiento de los demás. Pero las expectativas no se cumplen, con lo cual tu autoestima se debilita aún más.

Comparaciones – las comparaciones con los demás generan frustración, ansiedad, y con el tiempo una mayor inseguridad. La comparación es un factor que hace que tu bienestar dependa de lo que no puedes controlar.

Juicios de valor – hacia ti o hacia los demás. Los juicios son una forma de disminuir tu bienestar.

¿Qué hay detrás de todo esto? Una autoestima que no funciona.

Ese es el objetivo que tenemos en esta primera sesión: descubrir qué ocurre en tu caso, cómo construyes autoestima y cómo podemos hacer que funcione de forma estable para que mejore tanto tu bienestar como tus relaciones personales.

Mejorar tu bienestar depende de ti

Te cuento cómo puedo acompañarte en tu proceso de cambio para que consigas mejorar tus problemas de autoestima.

Cuando agendamos sesiones eventuales no conseguimos cambios prácticos, ya que lo que te ocurre es diario y constante. Por ese motivo te acompaño de forma constante, cada día, para cualquier consulta que tengas y sin límite.

En este proceso de cambio trabajaremos con tu autoestima pero también con todas las áreas de tu personalidad: tu gestión de emociones, comunicación, relaciones, etc.

Te acompañaré de forma diaria, con herramientas semanales y también con sesiones. El objetivo es que tu autoestima funcione de forma estable, no solo durante un tiempo.

En esta primera sesión descubriremos qué falla y cómo solucionarlo mediante tu propio cambio personal, ya que esto es lo que funciona, se interioriza y te sirve para siempre.

Psicólogo y coach para mejorar tu autoestima de forma estable

En todo momento contarás con mi compañía como psicólogo y coach, de forma profunda y según la evidencia de la psicología, pero también de forma práctica y aplicando cambios concretos gracias al coaching. De esta forma, conseguiremos que el cambio sea estable, ya que vas a aprender a construir una autoestima que te funcione, donde tu bienestar dependa principalmente de ti.

En muchas ocasiones pensamos qué puede ser más útil, si un acompañamiento psicológico o un coach de autoestima. La psicología te aporta evidencias y ante todo ética profesional. Será una sesión y proceso privado y confidencial. A su vez, el coaching aporta la parte más práctica.

En la sesión exploratoria te acompaño de ambas formas: como psicólogo y coach. Un proceso debe ser profundo y práctico a su vez. De esta forma, conseguiremos profundizar en tu personalidad, pero también aplicar cambios que te hagan sentirte mejor desde el principio.

Te cuento también un poco más sobre mí en este enlace hacia mi biografía personal. Así, puedes saber quién está al otro lado antes de que llegue el momento de la sesión.

Te envío muchos ánimos y determinación. Conseguir el cambio que necesitas depende de ti ahora.

Gracias por pensar en ti,

Rubén