Psicología para problemas de parejas

Superar los problemas de parejas desde tu propio cambio psicológico

Una de las experiencias más importantes y también difíciles de nuestra vida son los problemas de parejas. El ser humano es un ser social, afectivo y emocional, y en las relaciones de pareja encontramos una experiencia especial donde compartimos un vínculo íntimo, pero también las mayores dificultades y problemas. ¿Por qué resultan tan difíciles los problemas de parejas? ¿Cómo afrontar los conflictos, pausas o incluso las rupturas en las relaciones de pareja?

Tener dificultades con el estado de ánimo (ansiedad, angustia, desánimo) o de autoestima debido a problemas de parejas es una de las causas más comunes para solicitar una sesión psicológica. Sin embargo, la solución a estos problemas no es solo una sesión, sino descubrir cómo enfocas tus relaciones, cómo gestionas el proceso que vives, y cómo aprender de ti para que tu aprendizaje sea definitivo y mejore tanto tus relaciones como tu bienestar.

Los problemas y las crisis de parejas también nos dejan un aprendizaje que puede perjudicarte en futuras relaciones. Para dar solución a esta problemática, muy relacionada con la ansiedad y los problemas de autoestima, he preparado un vídeo donde te cuento por qué los problemas de pareja son tan complejos y cómo resolverlos mediante tu propio cambio personal. Dale a play!

Como psicólogo y coach es habitual acompañar a personas que tienen problemas de pareja, bien porque viven una crisis de pareja o debido a una ruptura. En este caso, una sesión es útil pero no implica todo un proceso de cambio.

Por este motivo, si quieres solucionar lo que te ocurre, te invito a que agendes una primera sesión conmigo para conocernos, profundizar en cómo gestionas la situación, encontrar algunas soluciones para que la situación mejore y, sobre todo, que veamos cómo puedo acompañarte en un proceso completo y profundo para que consigas el cambio que necesitas de forma segura y estable.

Por qué las relaciones de pareja son tan difíciles

Los seres humanos encontramos en las relaciones de pareja una experiencia única, donde compartimos bienestar de forma íntima y donde incluso nos «disolvemos» en el otro. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo esta experiencia es difícil de gestionar y surge una especie de «guerra de egos», donde fluyen nuestros miedos e inseguridades. En las relaciones de pareja experimentamos un bienestar que no podemos controlar, ya que no depende de ti, sino de ambos.

Sentir miedo, inseguridad, incluso ansiedad en una relación de pareja es habitual y especialmente común en las rupturas. Sentimos que hemos perdido el control de la situación. sin embargo, el problema no es tanto la ruptura o la crisis de pareja, sino el hecho de que tu bienestar dependa de un factor externo que no puedes controlar.

La solución está en tu propio cambio personal: hacer que tu bienestar dependa principalmente de ti, que recuperes tu autonomía, y que tus relaciones estén construidas sobre la confianza y la aceptación en lugar de por el miedo y la inseguridad. Es un proceso complejo, pero que te ayudará por el resto de tu vida.

Las crisis de pareja y su impacto psicológico

Las crisis de pareja son una experiencia donde sentimos que nuestra estabilidad, rutina, bienestar y vínculo afectivo corre peligro.

Ante situaciones así, la ansiedad surge de forma inevitable y crea un impacto psicológico: ocasiona pensamientos intrusivos (no poder parar de pensar en posibles desenlaces, qué hará la otra persona, etc.), problemas de salud (dificultades de sueño debido a la ansiedad, estómago cerrado, conductas más compulsivas) y una sensación de que esas emociones desagradables te llevan.

En momentos de crisis de pareja es habitual sentir miedo, inseguridad, ira, culpa o angustia. Algunas personas optan por refugiarse y otras necesitan encontrar respuestas de forma inmediata. En cualquier caso, el problema no son esas emociones, sino tu forma de entenderlas y gestionarlas.

Una crisis de pareja puede ser una oportunidad perfecta (aunque difícil) para afrontar este aprendizaje: gestionar tus emociones de forma funcional para que no sean tan intensas, frecuentes y duraderas, y te ayuden a que tu bienestar dependa de ti.

Un proceso de cambio para superar rupturas o mejorar tus relaciones

Cuando vivimos problemas de parejas, crisis o rupturas, necesitamos un apoyo constante, no solo con sesiones eventuales. Cuando contamos con sesiones eventuales el sistema es rígido y limitado, y las personas tienden a buscar ayuda en otros contextos que finalmente les confunde.

Por esta razón, mi forma de acompañar a las personas cuando viven un problemas de pareja como psicólogo es de forma constante, es decir, cada día, para cualquier necesidad que tengan y sin límite de consulta.

Esto nos ayuda a trabajar con tus dificultades en el momento en que surgen y que así sientas más compañía y apoyo. Trabajaremos de forma completa y según estas claves:

Reducir la intensidad de la ansiedad: este es un paso imprescindible para mejorar tu situación y poder ver lo que ocurre con mayor perspectiva

Aprender a gestionar tus emociones: para reducir el impacto de los miedos, la inseguridad, la culpa, la ira, la angustia o los celos

Que tu bienestar dependa de ti: vencer al desánimo es una necesidad en estos momentos para así construir una autoestima que te funcione de forma estable

Profundizar en cada parte de tu personalidad: tu sistema de creencias, tu comunicación, tu autoestima, y también la forma en la que enfocas tus relaciones de pareja, para que no se genere dependencia y ansiedad

Contar con un plan de acción concreto: que te lleve hacia cambios y resultados prácticos desde el principio

Si el cambio se da en ti, mejorarán tus relaciones, sea la actual o las futuras. Tus aprendizajes durante las crisis o rupturas no serán tampoco un problema sino una forma de profundizar en ti y que te ayude para siempre.

Afrontar este momento depende de que cuentes con compañía estable y constante. Si quieres conseguirlo, recuerda que el primer paso es agendar la primera sesión.

En esta sesión, que puedes tener desde casa y con comodidad, exploraremos qué ocurre, cuál es el origen del problema, y veremos cómo solucionarlo y cómo puedo acompañarte para que te sientas mejor pronto y de forma estable.

Te dejo también un enlace por si quieres saber más de mí y de mi trabajo como psicólogo y coach

Te envío ante todo mucha confianza. Los momentos difíciles son temporales, y tu aprendizaje y los beneficios que consigas con este proceso pueden ser para siempre. Toma la mejor decisión para ti.

Gracias por pensar en ti,

Rubén