Empoderamiento humano

​​Ni alta ni baja… conseguir auténtica autoestima (100% desarrollo personal)

Cada vez usamos más la palabra «autoestima» en nuestra vida diaria. La utilizamos para definirnos a nosotros mismos y también para definir al otro. ¿Pero qué es realmente la autoestima? ¿Realmente se puede «subir» o «bajar». Existe tanta confusión sobre el término que realmente nos impedimos conseguir auténtica autoestima.

Los psicólogos hemos cometido un error a la hora de transmitir qué es la autoestima. Realmente, la autoestima no es algo que se pueda subir o bajar como si tuviéramos una palanca. Al hablar de «alta» autoestima o «baja» autoestima, realmente se ha creado una confusión sobre qué significa y eso nos afecta y condiciona.

Los auténticos problemas con la autoestima pueden llevarte a hacer comparaciones con los demás, juicios de valor sobre qué es correcto o incorrecto o qué deberían hacer los demás que dificultan la calidad de tus relaciones personales, ansiedad también por el «éxito» o frustración cuando no se consiguen los resultados que se esperan (en tu vida personal o profesional). Cuando existe un problema con la autoestima, se siente inseguridad, ansiedad, auto exigencia, y también puede conllevar una poderosa necesidad de destacar y mostrarse socialmente (lo cual genera ansiedad y frustración a largo plazo y puede ser confundido con una «alta autoestima»).

​La gran mayoría de problemas están relacionados con la pareja. ​Tanto tener dificultades para superar una ruptura como tener ansiedad por tener pareja, tener miedo a tenerla, sentir bloqueos a la hora de relacionarte con otras personas o incluso mostrar excesivamente tu relación de pareja en un sentido social (hoy día también virtual)​​​ puede ser consecuencia de un problema a la hora de construir una autoestima que funcione. Todo lo que suponga un esfuerzo excesivo por mostrarte bien también lo es (ahora te voy a explicar por qué).

​Existen muchos errores sobre la autoestima que hacen que construyas una autoestima que no funcione y te resulte difícil conectar con los demás. Hoy vas a poder resolver esos errores, descubrir qué es de verdad y cómo construir un estilo de autoestima que de verdad te funcione y que sea estable en tu vida. A por ello!.

​Presta atención al final del email porque voy a hacerte una propuesta especial.

​Conseguir auténtica autoestima: la autoestima no sube ni baja… sino que funciona o no funciona

La verdad es que la autoestima no sube ni baja, ni puede ser alta o baja. De hecho, lo que entendemos por una «alta autoestima» puede equivaler a vanidad, a orgullo o ego.

Si una persona dice «soy la persona con más talento de este lugar», ¿pensarías que es una alta autoestima? Realmente es una comparación (de ahí usar el adverbio «más») y toda comparación es un reflejo de una autoestima construida sobre comparaciones, y esa autoestima tarde o temprano será complicada de mantener.

Vamos primero con una definición correcta de autoestima.

La autoestima es la forma en la que te relacionas contigo mismo en un sentido afectivo así como la forma en la que te ves y te valoras, lo cual define tu sistema de creencias, valores e interpretaciones sobre ti y sobre los demás o el mundo. Este modo de «verte a ti», que luego se refleja en la forma en la que ves al mundo y a los demás, está construido en base a tus acciones, comunicación, forma de gestionar tus emociones y sistema de creencias y valores, y es ante todo un proceso inconsciente.

Como ves, tu estilo de autoestima depende de muchos factores y no solo te condiciona a ti y a ti estado de ánimo o acciones que emprendes en tu vida (en relación a lo que «crees» que puedes o no puedes hacer o que «debes» o no debes hacer), sino en tus relaciones personales y en cada experiencia que vives.

La autoestima entonces no se puede «subir», porque si tratas de aumentar un estilo de autoestima que no te funciona, lo único que harás será aumentar tu vanidad, tu orgullo, tus creencias sobre ti, y eso a largo plazo puede ser complejo de mantener y también frustrante.

Tu estilo de autoestima, sencillamente, te funciona o no te funciona. Te hace sentir bien o no. Te ayuda a vivir con apertura o te exige esfuerzo. ¿Y de qué depende que tu autoestima funcione o no funcione?De la forma en la que construyes tu bienestar.

Si tu bienestar depende principalmente de ti, de tus acciones, de tu forma de ver la vida, de tu capacidad para afrontar las experiencias difíciles, de tu capacidad y apertura para entender al otro, tu autoestima será una autoestima que funcione, ya que se construye en base a cómo tú puedes construir tu bienestar y compartirlo con los demás y el mundo.

​Por el contrario, si tu ​bienestar depende principalmente de factores externos como el comportamiento de tu pareja, el hecho de tener pareja, cómo te halagan o retroalimentan, una imagen personal, una posición de poder o estatus, una situación económica, o en definitiva factores externos que no están bajo tu control, tu autoestima no funcionará y con el tiempo sentirás frustración, ansiedad, como si algo no estuviera «conectado» del todo… como si no existiera del todo armonía en tu vida.

Por este motivo, una «alta autoestima» tampoco funciona, ya que esa autoestima puede estar construida sobre lo que posees, sobre comparaciones con los demás (cuando te dices «soy el más…» o cuando te valoras de forma excesiva en base a comparaciones con los demás o el mundo), y ese éxito siempre será temporal, subjetivo, y amparado en la comparación con el mundo y tus expectativas y exigencias hacia el mundo y hacia los demás.

Tu objetivo, entonces, no es «subir» tu autoestima... sino transformar tu estilo de autoestima en uno que funcione, sólido, estable, donde tu bienestar dependa principalmente de ti.

LOS ERRORES QUE HACEN QUE TU AUTOESTIMA NO FUNCIONE

Son fundamentalmente 3 errores: juicios de valor, comparaciones y expectativas.

Cuando realizas juicios de valor sobre los demás o sobre lo que debería ser correcto o incorrecto, estás proyectando sobre el mundo tu propio sistema de creencias y valores, y esto generará conflicto y frustración, ya que no depende de ti que los demás se comporten justo como tú quieres.

De la misma forma, las comparaciones en relación a «más» o «menos», «mejor» o «peor», son un auténtico peligro, ya que hacen que tu bienestar dependa de medidas abstractas y ajenas a ti (lo cual genera ansiedad, frustración, mucha auto exigencia).

Finalmente, las expectativas que tenemos sobre los demás nos ocasionan estrés, exigencia y conflictos constantes. Si quieres profundizar más en estos 3 errores y en cómo superarlos, te recomiendo que leas este artículo – Los 3 errores que debilitan tu autoestima y cómo evitarlos

Las consecuencias de estos errores es vivir en la inseguridad, y si cuando sientes seguridad depende de factores externos siempre será una seguridad ocasional o marcada por la autoexigencia y el estrés.

Las claves de una autoestima que funciona

​La gran clave es desarrollar tu independencia afectiva. No se trata de ser un lobo solitario o loba solitaria, sino de que tu bienestar dependa principalmente de ti para compartirlo con el mundo. Te lo resumo en 8 cualidades básicas.

  • ​Tu bienestar depende principalmente de ti – de tus acciones, de tu forma de interpretar la vida (positiva y abierta), de tu​ visión de las cosas, de cómo te relacionas con el otro (de forma segura, sin esperar del otro sino compartiendo
  • Gestionas tus emociones – en lugar de dejarte llevar por tus emociones (miedo, culpa, ira, inseguridad) sabes entenderlas y gestionarlas para tenerlas a tu favor. Esto implica un gran proceso de cambio por tu parte, pero posible
  • ​Vives con apertura y aceptación – no tienes creencias rígidas sobre el mundo o los demás sino que tienes apertura para mirar con otros ojos y aceptación hacia pensamientos contrarios
  • Agradecimiento – si agradeces y ante todo sabes agradecer por lo que te ocurre y experimentas, sentirás bienestar y podrás compartirlo con el mundo. Si desagradeces, ocurrirá lo contrario
  • Seguridad e inseguridad con equilibrio – no se trata de sentir siempre seguridad (eso es una quimera, ya que la inseguridad es necesaria para vivir nuevas experiencias donde no sabes qué va a ocurrir y la inseguridad te ayuda a ser prudente) sino de vivir esas sensaciones con equilibrio. Que la seguridad no te lleve a la inconsciencia ni la inseguridad a no tomar acción
  • Tus relaciones son honestas – son honestas, transparentes y el principal ingrediente es la confianza
  • Disfrutas de lo que haces – de lo que haces y de cómo lo haces, con independencia de lo que ocurra fuera
  • Tu visión de la vida, de ti, de los demás y de lo que ocurre, te lleva a aprender y a sentirte bien

​Conseguir todo esto implica un proceso de cambio. Si llevas mucho tiempo sintiendo que tu autoestima no tiene buenos cimientos, no es algo que puedas cambiar en 2 días. Pero sí puedes cambiarlo si vives un proceso profundo de cambio para que tu aprendizaje te sirva para siempre.

Voy a hacerte ahora una propuesta especial. ​Se trata de que te registres de forma gratuita en EL PRIMER PASO para vivir tu proceso de cambio personal. En este primer paso encuentras un vídeo de 30 minutos para profundizar en lo que te ocurre y descubrir cómo cambiarlo. Encontrarás también más opciones para seguir dando pasos hacia el cambio que necesitas.

Gracias por pensar en ti,Rubén

coach-personal

Rubén Camacho Zumaquero

Psicólogo y coach

Sin categoría

Puedo ayudarte

Si quieres solucionar lo que te ocurre, agenda una sesión conmigo para conocernos, encontrar una solución estable y comenzar con tu proceso de cambio personal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies