DIFICULTADES DE COMUNICACIÓN: en tus relaciones, vida o trabajo (principales barreras y soluciones)

Dificultades de comunicación: en tus relaciones, vida y trabajo (principales barreras y soluciones)

Suelo decir que detrás de cualquier tipo de problema en nuestra vida, sea con nuestras relaciones de pareja, personales o en el trabajo, tiene una base en dificultades de comunicación.

¿Cuántas dificultades de comunicación has tenido en tu vida que te han perjudicado en tus relaciones o incluso trabajo? Comunicarte de forma muy impositiva, tener miedo de decir no, no saber poner límites, o comunicarte de forma opaca y no poder entender al otro o a hacerte entender. Este tipo de dificultades merman nuestro bienestar y dificultan nuestras relaciones a largo plazo…

Sin embargo, tu forma de comunicarte no es un rasgo de tu carácter o personalidad, sino que es un aprendizaje, totalmente condicionado por otras partes de ti: tus miedos,, inseguridades, autoestima, gestión de la impulsividad o la impaciencia…

¿Qué tipo de dificultades te encuentras en tu vida con frecuencia debido a tu forma de comunicarte? Y sobre todo… ¿qué pasaría si tu comunicación cambiara?

Cambiar o mejorar tu comunicación no te hace “dejar de ser tú”, sino aprender de ti y mejorar aspectos clave de tu vida.

Te sorprenderías si te digo que en la gran mayoría de procesos de cambio en los que acompaño a las personas como psicólogo y coach, vemos dificultades de comunicación que merece la pena trabajar. La comunicación es una acción, una acción verbal, y forma parte del trabajo ante todo en psicología.

Al ser esta una dificultad tan habitual, he preparado este artículo con vídeo para que profundicemos en lo que te ocurre y puedas comenzar a darle solución hoy mismo. Los objetivos que tenemos son muy sencillos:

  • Por qué tu forma de comunicarte es tan importante en tu bienestar, desarrollo personal y emociones
  • Cuáles son las principales dificultades que encontramos en nuestra comunicación
  • Qué cambios puedes comenzar a aplicar para mejorar esas situaciones

Mi nombre es Rubén Camacho, psicólogo y coach de empoderamientohumano, ,y te invito a reservar un tiempo para ti, para descubrirte, y para que des un primer paso hacia el cambio que necesitas. Vamos a por ello. DALE A PLAY!

LA IMPORTANCIA DE TU COMUNICACIÓN PARA TU BIENESTAR, RELACIONES Y DESARROLLO PERSONAL: superar las dificultades de comunicación

Los seres humanos siempre estamos inmersos en un proceso comunicativo. Es decir: es imposible no comunicar. Hasta con nuestro silencio, comunicamos.

La calidad de tus relaciones personales, sentimentales, sociales, también profesionales (con tus clientes, usuarios o compañeros) depende de tu forma de comunicarte.

Nuestra comunicación es también una acción, una acción verbal. Y, sobre todo, es un aprendizaje. Tu forma de comunicarte no se debe a tu carácter, sino que es un producto de lo que has aprendido.

Si tu comunicación es opaca, impulsiva, o no pones límites, será habitual que sientas que no puedes conectar con los demás, sentirás incomprensión, frustración, y es posible que también sientas cierto aislamiento.

Tu comunicación también influye en tu forma de pensar, interpretar y percibir lo que vives, sientes y experimentas. Tanto en una relación de un tipo u otro (también en tu relación contigo), tu comunicación es la base para que esa experiencia sea positiva o te genere angustia.

Los problemas con tu comunicación pueden causarte estas dificultades:

  • Aislamiento: al no comunicarnos de forma asertiva, tenemos dificultades para conectar con los demás, no ponemos límites y eso nos lleva a sentir soledad
  • Cuáles son las principales dificultades que encontramos en nuestra comunicación
  • Sobrecarga de trabajo y estrés: al no establecer límites claros, siempre eres la persona que ayuda y realiza tareas, lo cual te lleva hacia cada vez más cansancio (esto puede ocurrir en el trabajo, también con la pareja, con las tareas del hogar, etc.)

Existen 4 dificultades de comunicación muy habituales. Vamos a profundizar en cuáles son para que descubras cuál puede ser tu caso, y luego, iremos con las soluciones.

LAS 4 PRINCIPALES DIFICULTADES DE COMUNICACIÓN

Un error habitual consiste en creer que tu problema de comunicación se debe a cómo te expresas. En realidad, ese es el menor de los problemas. La comunicación es un aprendizaje que fluye con la práctica. Lo importante es: ¿qué te impide comunicarte de la forma en la que lo necesitas?

Las principales dificultades de comunicación son cuatro. Estas son las encontramos en los procesos de cambio en los que acompaño como psicólogo. ¿Cuál crees que puede ser tu caso?

  • Comunicación impositiva: cuando te comunicas de forma imperativa (“tienes que”, “debes hacer”, “dámelo ya”, etc.) se crea una fricción en las relaciones, lo cual genera falta de confianza. Este problema de comunicación suele derivar de una dificultad a la hora de gestionar ciertas emociones, como la ira, la frustración, la impulsividad o la impaciencia. Varias creencias pueden asociarse a esta dificultad: creer que no hay tiempo para perder, que los demás tienen razones ocultas, que perder el control puede ser peligroso, etc.
  • Comunicación opaca sin límites: cuando no ponemos límites ni decimos no, la relación continúa según los deseos del otro. Esto nos hace sentir aislados y perdemos propósito, sentido, y con ello se genera malestar. Tener dificultades para poner límites es el problema más habitual… sin embargo, el ser humano nace sabiendo establecer límites. El problema es lo que te lo impide: suele ser una dificultad a la hora de gestionar el propio miedo y la inseguridad. Miedo a la respuesta del otro, a lo que piense, a que se decepcione, enfade, etc.
  • Comunicación ambigua: cuando la comunicación no es concreta sino que divaga, puede ser el resultado de cómo entiendes y gestionas la inseguridad. Esta dificultad lleva al aislamiento, a no poder hacerte comprender, comprender al otro, y las relaciones no fluyen ni avanzan.
  • Comunicación basada en juicios de valor y expectativas: los juicios de valor y las expectativas, así como las comparaciones, son las características más habituales de un estilo de autoestima que no funciona. Los juicios de valor implican que impones tu forma subjetiva de ver la realidad, y las expectativas son una forma de validar nuestros miedos. Esta comunicación se desarrolla según exigencias, culpas, reproches o tergiversaciones.

¿Con qué dificultad te identificas?

Es importante entender que los seres humanos somos subjetivos, siempre vivimos una realidad pequeña, y nuestra comunicación se adapta a ello. Te comunicas según crees, según te sientes, según crees que el otro va a reaccionar o lo que va a pensar de ti. Tu comunicación está también influenciada por tus inseguridades, miedos o necesidades creadas.

Ahora llega la parte más importante: la comunicación no es en realidad el problema… sino que es una consecuencia de otro problema. La comunicación, en realidad, puede ser la solución para lo que te ocurre, ya que si cambia tu forma de comunicarte cambiará el problema principal (de gestión de emociones, forma de construir tu autoestima, cómo construyes vínculos y relaciones, etc.).

Vamos a las soluciones entonces. Están en ti, en tu propio cambio personal. Son 5 claves.

TU COMUNICACIÓN COMO HERRAMIENTA DE BIENESTAR Y CAMBIO PERSONAL

Llegamos al punto clave.

Tratar de cambiar o mejorar tu comunicación mediante cambios verbales y no verbales (cómo te expresas, qué adverbios usas, el tono, volumen, etc.) es en realidad un ejercicio totalmente superficial.

Este tipo de práctica tiene sentido si hablamos de un curso o formación. Pero esto no implica un cambio auténtico en ti. Por más que recurras a esos métodos, tu forma habitual de comunicarte volverá. ¿Por qué? Porque la comunicación es ante todo un aprendizaje, un resultado de cómo te sientes.

Para que cambie y mejore tu comunicación y relaciones debe cambiar el motivo por el cual te comunicas así. Trabajando desde la raíz, luego podremos aplicar los cambios específicos que hagan que tu situación mejore.

Estas son ante todo las 5 claves que debemos trabajar en tu proceso de cambio:

Gestión emociones: como habrás visto, las dificultades de comunicación tiene una base emocional. Si no pones límites, es por miedo a la reacción del otro. Si te comunicas con reproches o exigencias, es por la necesidad de tener el control (miedo e inseguridad). Si te comunicas de forma imperativa, es el reflejo de una dificultad para gestionar la impulsividad y la frustración. Aprender a entender y a gestionar tus emociones es el primer paso, y el más importante.

Somos seres emocionales y tus emociones te influyen en cada paso que das, en cada interpretación, creencia, decisión, y sí, también en tu comunicación. Pero las emociones no son las causantes de lo que ocurre, sino tu forma de gestionarlas.

Gestionar tus emociones te ayudará a entenderte, a entender, y desde ahí podrás trabajar con tu comunicación de forma más profunda.

Comunicación asertiva: aprender a poner límites, de forma concreta, inmediata, también amable y según la verdad (lo que sientes, lo que puedes, lo que no puedes, etc.) te ayudará a gestionar el miedo, a crear relaciones más equilibradas y a mejorar tu autoestima.

Comunicación empática: a su vez, desarrollar tu comunicación empática te ayudará a conectar mejor con los otros, para entender qué quieren realmente decirte más allá de tus interpretaciones. Eso es realmente la comunicación: “conocer el significado de la comunicación del otro”, no lo que nosotros creemos.

La comunicación empática te ayudará a entender, a conectar, a confiar y a generar más paz y seguridad en ti.

Redefinir cómo ves las relaciones: lo que realmente más te influye no son tus relaciones sino la forma en la que las ves. A veces vemos las relaciones como una necesidad según nuestros miedos, como una exigencia, como un pilar, y perdemos nuestro bienestar al depositar demasiada atención en factores externos. Según cómo veas tus relaciones, tu comunicación será una u otra.

Trabajar en tus relaciones te ayudará a construirlas de forma positiva, según la aceptación y la confianza.

La última clave sería trabajar de forma específica con los detalles de tu comunicación: los adverbios que usas, la formulación verbal, los gestos, etc. Esta gran parte es totalmente personal y subjetiva y ningún manual es tan eficaz como conocer cómo te comunicas tú y qué cambios específicos podemos aplicar.

Tu comunicación es importante, vital, y trabajar en ti es lo que hará que ese cambio sea posible. Si es lo que quieres, un primer paso sería agendar una primera sesión exploratoria. En esa sesión podemos conocernos, profundizar en tu caso, encontrar una solución y ver cómo puedo acompañarte.

En mi caso, no acompaño solo con sesiones sino de forma más constante y profunda: cada día, para cada necesidad que tengas, sin límite de consultas, con herramientas semanales y sesiones. Así, tu proceso será mucho más práctico, profundo, constante y flexible. Trabajarás con tus dificultades de comunicación, pero también con cualquier situación que sea importante para ti.

Te envío muchos ánimos y paciencia. Trabajar en tu comunicación es un proceso sutil, repleto de detalle. Lo más importante es que está en tu mano.

Mil gracias por pensar en ti,
Rubén Camacho
Psicólogo y coach

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un psicólogo y coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He acompañado a personas de 7 hasta países diferentes (España, Argentina, Ecuador, Chile, México, Colombia y EEUU). Empoderamiento humano es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies