Miedo e inseguridad: salir del bloqueo para siempre

Miedo e inseguridad: salir del bloqueo para siempre

Miedo e inseguridad. Las dos sensaciones más desagradables, frecuentes y limitantes en nuestras relaciones y siempre presentes en nuestros momentos más difíciles. El miedo y la inseguridad te afectan en cada aspecto de tu vida: en tus relaciones (sobre todo en las sentimentales), en tu vida social, en tus proyectos y sobre todo en tu bienestar. ¿Cómo salir de ese bloqueo?

El miedo y la inseguridad no son el problema. Son emociones naturales, básicas e instintivas, te ayudan a proteger tu vida y a actuar con prudencia. El problema es sentir demasiado miedo e inseguridad, con demasiada frecuencia y duración. Además, estas emociones son especialmente sutiles y pueden pasar muy desapercibidas.

No se trata de “tener miedo a algo”, sino no ser consciente de que vives con miedo e inseguridad.

¿Cuál o cuáles son los miedos qué más te están condicionando y bloqueando? ¿Cómo te limitan? ¿Cómo afectan esas emociones a tus relaciones o a tu vida personal?

Estas emociones son, ante todo, desagradables y con el tiempo te llevan hacia la ansiedad y la angustia.

En los últimos 11 años mi trabajo como psicólogo y coach ha sido acompañar a personas en sus procesos de cambio personal. No existe ninguna dificultad o problema en nuestra vida que no esté condicionado por el miedo y la inseguridad. Por lo tanto, ¿qué ocurre cuando necesitamos ayuda pero no aprendemos a gestionarlas? El proceso resulta insuficiente.

Por ese motivo llega este artículo. No es un texto más sobre miedo e inseguridad, sino una guía definitiva para que aprendas a detectar cuáles son tus miedos, cómo te condicionan, cómo los estás gestionando, y sobre todo, cómo puedes aprender a entenderlos y a gestionarlos para que no te condicionen tanto, de forma estable y para siempre.

También lo he preparado en vídeo para que elijas el formato que más te guste (podrás ver el enlace más abajo)

Mi nombre es Rubén Camacho, psicólogo y coach de empoderamientohumano, y si quieres realmente solucionar lo que te ocurre hoy puedes dar un paso de gigante. Muchísimos ánimos y a por ello. Puedes leer más sobre mí aquí.

Aquí tienes el vídeo! Reserva unos minutos, te recomiendo también utilizar auriculares, y dale a play! (el texto continúa más abajo)

Qué es el miedo y la inseguridad y por qué las sientes

Los miedos y las inseguridades son muy personales y subjetivos. A veces el miedo está relacionado con el abandono, el rechazo, la pérdida en la pareja, lo cual nos lleva a querer tener el control y de ahí surgen discusiones, ansiedad y angustia.

A veces, el miedo y la inseguridad están más relacionados contigo: miedo a lo que pensarán los demás, motivo por el cual nos bloqueamos o queremos agradar en exceso y perdemos nuestra asertividad y decisiones.

Hoy día, tras estos dos años tumultuosos, el miedo y la inseguridad también se vinculan a la incertidumbre, a la salud, a lo que puede pasar en el futuro (aunque es algo que nunca podemos controlar).

Como te dije al principio: lo primero que tienes que aprender es que el miedo y la inseguridad NO son el problema.

Hoy día nos hablan con constancia sobre superar tus miedos o vencerlos, como si fueran un terrible enemigo. Sin embargo, este tipo de afirmaciones carecen de profundidad (algo hoy día muy habitual en nuestra era digitalizada y plagada de sobre información).

El miedo y la inseguridad (por más que no nos gusten) son emociones necesarias, prácticas y también positivas (ya que tienen una función concreta, y todo lo que es necesario y funciona es positivo, aunque sea desagradable).

La función del miedo: proteger tu vida, y también tu propio autoconcepto y lo que consideras que necesitas para tener bienestar y seguridad.

La función de la inseguridad: ayudarte a adaptarte a situaciones nuevas para las que no sabes si tienes capacidades suficientes, y por lo tanto, actúas con más prudencia.

Esto ocurre en nuestra vida constantemente, en relación a un nuevo trabajo, una mudanza, una experiencia nueva, una nueva relación, una discusión, etc. El problema no está en las emociones sino en cómo las entiendes y gestionas.

Por qué el miedo y la inseguridad te limitan tanto

Cuando nacemos sentimos bienestar y a veces desagrado. El bienestar nos ayuda a vincularnos con los demás y con el mundo de forma positiva, además de para conocerte y desarrollarte. Las experiencias desagradables te ayudan a protegerte. Es así durante toda nuestra vida.

Cuando somos pequeños somos vulnerables y nos cuidan. Con el paso de los años vivimos experiencias nuevas que no sabemos gestionar. Esas experiencias nos hacen sentir miedo e inseguridad. Puede tratarse de tus relaciones, de sucesos que no pudiste entender, o de aprendizajes que te han mermado.

Lo importante está en que tus miedos e inseguridades permanecen en ti y crecen por cómo los gestionas. Vamos a profundizar más en esto.

Cómo gestionas tu miedo e inseguridad ahora condiciona todo lo demás

Imagina que eres una persona con miedo a las tormentas. ¿Qué haces cuando crees que llega una tormenta? (o cuando lo escuchas en las noticias, lees un artículo, etc.). Inmediatamente, cierras las ventanas y bajas las persianas. Parece lógico, ¿verdad?

Lo que te da miedo entonces no son las tormentas. Las tormentas no pueden hacerte nada (por más que sean desagradables). Lo que te hace sentir tanto miedo es cerrar las ventanas y bajar las persianas.

Sí, son tus conductas habituales las que hacen crecer el miedo y le dan sentido. Llevamos esto ahora a tu vida personal.

Si tienes miedo a una ruptura, ¿cuáles son tus conductas? En todo momento prestas atención a cualquier detalle por parte de la otra persona que te haga interpretar, siempre de forma subjetiva, que va a ocurrir justo lo que temes. De esta forma, el comportamiento de miedo y control te angustia, y a su vez, también merma la relación.

Si te da miedo que los demás no te aprueben, verás también cualquier detalle que interpretes como tal y condicionarás tu comportamiento. Así, el miedo crecerá. Con el tiempo, terminarás por evitar ciertas situaciones para no afrontar ese miedo (con lo cual, el miedo y la inseguridad seguirán creciendo).

Sentir tanto miedo e inseguridad condiciona no solo tus relaciones y experiencias, sino tu bienestar, tu forma de ver la vida, y con el tiempo te llevan hacia la angustia, el estrés y la ansiedad. Tras demasiado tiempo, nos puede sobrevenir el desánimo y la tristeza.

Las causas del miedo y la inseguridad en ti

¿Qué es entonces lo que te causó el miedo en el pasado? ¿Qué tipo de trauma o experiencia te ha llevado a esta situación?

Esta pregunta es muy  habitual por parte de las personas a las que acompaño en sus procesos de cambio personal. Incluso, esta duda llega a pesar de que yo no les pregunté por ello.

Aclaración importante: un psicólogo (tampoco un coach) no debe preguntarte por nada que tú no quieras contar o que no surja naturalmente de ti. Las personas que lo hacen por curiosidad o morbo no están practicando auténtica psicología, sino que recurren a esas herramientas por falta de práctica profesional.

Volvemos al problema de origen y a los “traumas del pasado”. Aunque esta cuestión nos despierte mucha curiosidad, es importante aclarar que no es un camino práctico. El pasado, en realidad, no está escrito (así como tampoco lo está el futuro).

Todo lo que recordamos del pasado es también una experiencia subjetiva. No existe el famoso baúl de los recuerdos, sino que cada recuerdo que tienes está influenciado por tu estado de ánimo actual y por lo que ahora crees.

Aunque ciertas experiencias impactantes o constantes (especialmente en la infancia) hayan podido ser el origen de esos miedos, no puedes solucionarnos pensando en el pasado. El motivo real por el cual los sientes es por cómo los has ido gestionando con el tiempo. El motivo de tu miedo e inseguridad es lo que ahora haces o no haces.

Esta es la buena noticia: puedes aprender a gestionar esas emociones para salir del bloqueo para siempre.

Vamos a ver ahora cuáles son los 5 miedos más habituales, y cómo puedes aprender a gestionar estas emociones para conseguir el cambio que necesitas al 100%.

Los 5 miedos más habituales

Miedo al rechazo: este es uno de los miedos más habituales. Tememos el rechazo porque vinculamos nuestras necesidades y nuestro bienestar a la aceptación del otro. Esto ocurre en las relaciones porque experimentamos vínculos intensos, especiales, pero que no podemos controlar. Ante la falta de control, tratamos de prever qué puede ocurrir en la relación mediante expectativas, de tal forma, que muchas de las conductas del otro serán entendidas como un rechazo. Cuando esto ocurre, el miedo te conquista y crees que lo que piensas es lo que realmente ha ocurrido.

Miedo al abandono: el miedo al abandono es diferente al miedo al rechazo. En este miedo, consideramos que nuestro bienestar y seguridad depende de nuestros vínculos de forma dependiente. Ante este miedo, tomamos dos posibles caminos: no experimentar relaciones profundas (lo cual también lleva al malestar, ya que somos seres sociales y emocionales) o vivirlas según un apego inseguro.

Miedo a lo que piensen los otros: cuando tu bienestar depende demasiado de factores externos que no puedes controlar, surge el miedo a lo que piensen los demás. Este miedo nos lleva a comunicarnos de forma opaca, a ceder demasiado ante los intereses ajenos, a tratar de agradar tanto que te olvidas de tus necesidades. A su vez, es un miedo que se hace más intenso cuando creemos que en una determinada situación podemos desagradar al otro. Es un miedo que, en definitiva, limita nuestra libertad y sensación de seguridad y tranquilidad.

A su vez, este miedo ocurre con frecuencia cuando nuestros vínculos en la infancia se han construido de forma inestable o has recibido mensajes contradictorios (no haces nada bien, no podrás hacerlo, me haces sentir mal, etc.), con lo cual, terminamos por aprender a sentir ese miedo y condiciona tu conducta y forma de relacionarte.

Miedo a perder tu autoconcepto y autoestima: cuando tenemos miedo a perder bienestar y seguridad nos limitamos demasiado y evitamos situaciones, experiencias o relaciones donde ese miedo aparezca. Finalmente, tu propia forma de verte y de experimentar afecto termina por ser cada vez más vulnerable y frágil.

Este miedo también depende de tu forma de verte y de cómo construyes autoestima: si relacionada con factores internos (lo que haces, cómo lo haces, cómo te relacionas) o con factores externos (acomodarte a lo que crees que creen los demás, cómo se comportan, qué te dicen, etc).

Miedo a la incertidumbre: la vida es pura incertidumbre e inseguridad (no sabemos qué va a ocurrir), sin embargo, tratamos de encontrar seguridad en el control de lo que ocurre, algo que no es posible. El miedo a la incertidumbre nos hace rumiar pensamientos, pronosticar lo que creemos que puede suceder, de tal forma que vivimos preocupados por lo que va a suceder en lugar de experimentarlo y aprender de ello.

¿Con qué miedo te identificas más? ¿Cuál crees que te condiciona más? Y sobre todo: ¿qué haces debido a esos miedos?

Gestionar el miedo para que todo cambie

Aprender a entender y a gestionar el miedo y la inseguridad, y todas tus emociones en general, es un proceso de cambio y aprendizaje mediante el cual aprendes a tenerlas de tu lado en lugar de en tu contra. Se trata de generar más aceptación, seguridad y confianza, en lugar de tanto miedo, inseguridad o necesidad. ¿Cómo conseguirlo?

Todo proceso de cambio personal pasa por tus emociones. Somos seres emocionales y tu estado emocional te condiciona para todo: en tus comportamientos, ideas, pensamientos, decisiones, comunicación y relaciones.

Te cuento cuáles son las fases que seguimos en un proceso de cambio para conseguir este cambio que necesitas, en cualquier aspecto de tu vida.

1) Entender tus miedos

La gran mayoría de nuestros miedos son inconscientes, no sabemos cómo funcionan y te condicionan. Entender tus miedos (saber a qué le tienes miedo, cómo te comportas y gestionas, cómo interpretas las situaciones) te ayudará a relativizarlos y será el primer paso para poderlo gestionar (hacerlo menos intenso, frecuente y necesario, de tal forma que no te condicione tanto).

Esto es lo primero que hacemos en un proceso de cambio personal. Es una fase imprescindible y que te hará conocerte mejor y vivir tu proceso con mucha más seguridad y consciencia.

2) Descubrir cómo los gestionas con tus comportamientos

Solemos pensar que nuestros miedos dependen de lo que ocurre fuera, pero en realidad dependen de tus comportamientos.

¿Recuerdas el ejemplo que te puse de las tormentas? De la misma forma, buscar contacto de forma insistente, cuestionar al otro, exigir, evadir, no expresarte o aislarte, son comportamientos que incrementan ese miedo y le dan sentido.

La única forma de gestionar tus miedos de forma funcional es mediante tus comportamientos. Para esto necesitas contar con un plan de acción personalizado que te lleve hacia los cambios que necesitas, no solo en tus emociones, sino en relación a tu sistema de creencias, interpretaciones, valores, comunicación, autoestima y relaciones. Veremos esto en un siguiente punto.

3) De qué forma se relacionan con tu forma de verte

Tus miedos también están relacionados con tu autoconcepto, con lo que crees sobre ti, sobre lo que necesitas, te resulta imprescindible, y también con tu forma de concebir las relaciones. Gracias a conocer esa parte de ti podrás tomar decisiones más conscientes y aplicar los cambios necesarios para vivir con más plenitud y bienestar.

4) Impacto en tus relaciones o estabilidad

Somos seres sociales, emotivos y afectivos, y las relaciones juegan una parte fundamental en nuestra vida y bienestar. El miedo y la inseguridad impactan en tu forma de entender las relaciones y vivirlas. Trabajando con esta parte de ti podrás también disminuir esos miedos, entenderlos y gestionarlos.

5) Trabajar con tu sistema de creencias

Tu sistema de creencias también está totalmente condicionado por tus miedos y tus emociones en general. ¿Por qué interpretamos las situaciones de una forma u otra? Por nuestro estado emocional previo.

Cambiar tus creencias solo será posible si previamente trabajas con la forma en la que gestionas esas emociones que causan la creencia o interpretación.

6) Contar con un plan de acción

La única forma de conseguir cambios estables en tu vida es contar con un plan de acción específico, que te funcione, donde puedas aplicar los cambios estratégicos que te hagan cambiar lo que ocurre desde tu propio cambio personal.

Se trata de fluir y actuar, profundizar y a su vez vivir un proceso práctico. Si tu proceso no es práctico y no aplicas acciones concretas, solo será una reflexión infinita que no lleve a ningún lugar.

7) Compañía experta

Somos seres sociales y la compañía experta se hace imprescindible para vivir este tipo de procesos. Pero se trata de una compañía que no te guíe, oriente o aconseje, sino que te acompañe de forma limpia y te apoye de forma constante, para que puedas verte, reflexionar, mirar las situaciones con más apertura y aplicar los cambios que necesites.

Vivir un proceso de cambio personal para aprender a entender y a gestionar tus miedos e inseguridades es una decisión que impactará para siempre en tu vida. Sin embargo, es importante contar con una compañía constante, no solo con sesiones eventuales, además de poder vivir un proceso práctico (donde consigas cambios desde ya) y a su vez profundo (donde aprendas más de ti de lo que ahora imaginas).

Mi objetivo como psicólogo y coach siempre ha sido ese: acompañar a personas en un proceso definitivo, personalizado, donde consigas interiorizar ese cambio y que se quede contigo. Si quieres, mira esta página donde puedes leer testimonios de las personas a las que he acompañado y viven su proceso.

Si es lo que quieres conseguir, puedes agendar una primera sesión exploratoria conmigo. En esta sesión, que puedes tener desde casa y con libertad de horarios, nos conocemos, exploramos el problema, encontramos una solución y vemos cómo puedo acompañarte. Puedes agendarla libremente, pero recuerda: solo si tienes el compromiso para solucionar lo que te ocurre al 100%

Te envío muchos ánimos, ilusión y confianza. Todo cambio es posible si nace de una decisión consciente y comprometida. A por ello!

Gracias por pensar en ti,
Rubén Camacho
Psicólogo y coach

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un psicólogo y coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He acompañado a personas de 7 hasta países diferentes (España, Argentina, Ecuador, Chile, México, Colombia y EEUU). Empoderamiento humano es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies