Emociones y conflictos no resueltos, ¿cómo las emociones afectan a tu salud? Evidencias psicológicas

Emociones y conflictos no resueltos, ¿cómo afectan a tu salud? Evidencias psicológicas

A todo ser humano alguna vez le ha pasado: vivir con estados emocionales desagradables, discusiones de pareja, desánimo, estrés, culpa, y de repente... dolor de cabeza, problemas de estómago, dificultad para respirar y hasta problemas en la piel. Las emociones y los conflictos no resueltos, ¿cómo afectan a tu salud?

Esta pregunta es muy habitual por parte de las personas a las que acompaño en sus procesos de cambio. Cuando tenemos dificultades de cualquier tipo (en el trabajo, en una relación, con tus emociones, autoestima, estado de ánimo o confianza) es habitual que los problemas de salud también aparezcan.

Cada vez relacionamos más ciertas dolencias con problemas emocionales o, en teoría, conflictos no resueltos con alguna persona o sobre alguna situación. Toda esa relación suena muy romántica, pero... ¿qué hay de cierto? ¿Realmente las emociones afectan a tu salud? ¿De qué forma lo hacen?

Cualquier tipo de situación conflictiva que vivas en tu vida (sea algo que vives desde hace tiempo o una situación nueva que no sabes cómo gestionar) solo tiene una posible solución: desde tu propio cambio personal.

No podemos controlar lo que ocurre fuera, pero sí puedes aprender a conocerte y a gestionar lo que sientes y tus emociones de forma funcional para aprender de ti y seguir creciendo.

Esta es la base de un proceso de cambio personal. Es posible y necesario trabajar con tu sistema de creencias, con tus relaciones, con tu comunicación o con tu autoestima, pero cualquier proceso que descuide la base emocional se quedará irremediablemente cojo. ¿Por qué? Porque somos seres emocionales, y las emociones te condicionan en tu forma de pensar, sentir, decidir, actuar, comunicarte... y sí, también en tu salud, pero quizá no como crees.

Al ser esta una consulta tan habitual, he decidido preparar un vídeo donde te cuento las evidencias de las que disponemos, no solo para que aprendas más sobre ti, sino para que no te engañen otros contenidos que buscan el clic fácil y rápido, y sobre todo, para que puedas darle solución. Vamos a por ello!

Cómo las emociones afectan a tu salud

Ahora voy a dejarte con el vídeo. Solo tienes que usar auriculares (recomendado), agendar un tiempo de soledad y darle a play. En nuestra vida apresurada, nada te ayudará más que evitar soluciones rápidas y querer profundizar en lo que te ocurre. Más abajo del vídeo continuaré escribiendo, pero ahora... dale a play!

Relacionar problemas de salud con emociones o conflictos no resueltos es habitual. Sin embargo, aunque existe una relación, las emociones no son la causa directa de nuestros problemas de salud.

Afirmar esto es un pensamiento reduccionista que ignora los otros múltiples efectos: tu alimentación, descanso, predisposiciones, el estado de tus sistemas esenciales, etc. Hacer esto es romántico y nos genera curiosidad.

Cuando alguien te dice que tu problema de salud es por un motivo emocional sientes curiosidad y quieres creer que esa teoría es cierta para así "curarte", pero solo es un mecanismo de manipulación. Las emociones afectan a tu salud, sí, pero no como creemos.

No, las emociones no son causantes únicas de nuestros problemas de salud. Sin embargo, sí es cierto que nuestras emociones, especialmente si son demasiado intensas, frecuentes y duraderas, pueden afectar a nuestro salud y contribuir a otras dificultades.

¿Por qué ocurre esto? No es por magia, sino por motivos totalmente físicos. Nuestras emociones implican que segregamos una serie de sustancias químicas y hormonales en nuestro torrente sanguíneo y en el resto de órganos, que a su vez influyen en tus comportamientos. En función de cómo gestiones tus emociones, las sentirás con más frecuencia e intensidad.

Es decir: el miedo, la ira, incluso un episodio de ansiedad, no afecta a tu salud, pero si no sabes entender y gestionar tus emociones y estas aparecen con demasiada intensidad, frecuencia y duración, sí te afectarán sin remedio.

Vamos a ver varios ejemplos de cómo tener dificultades con tu gestión de emociones dificulta tu salud

Relación entre emociones y salud

Vamos primero con el caso más frecuente hoy día: la ansiedad.

La ansiedad es un estado de miedo que se ha generalizado (si quieres aprender todo sobre la ansiedad y cómo resolverla, haz clic aquí para leer el artículo "Ansiedad: el cambio más necesario"). Al estar en un estado ansioso, estás también en un estado de alerta, lo cual condiciona tu forma de respirar, que se vuelve más súperficial y rápida.

Los movimientos del diafragma son entonces más rápidos y presionan la boca del estómago, causándote esa sensación de dolor en el pecho tan habitual. Con el tiempo, también puede ocasionar problemas de estómago (ardores), dificultades respiratorias, mareos (por falta de oxígeno) o cese del hambre.

Importante: que vivas con estos síntomas no quiere decir que tengas ansiedad. Pueden ser debidos a otras dificultades (esto puede ocurrirte incluso por alimentarte con comida industrial y procesada o por la falta de sueño). Sin embargo, si vives con ansiedad, es habitual que tengas estos síntomas.

Otra emoción difícil y recurrente: la ira y las discusiones (recientemente he publicado un artículo sobre esto titulado "Ira y discusiones: cómo apagar las llamas en tus relaciones").

La ira es un estado activo y desagradable en tu organismo, que además de causarte una forma de respirar ansiosa, implica una segregación de cortisol en tu organismo. Esta sustancia, que ante todo tiene como función la vasodilatación, puede ocasionarte cansancio, erupciones cutáneas, así como afectar a tu sistema inmunólogico y que tengas más dificultad con procesos víricos.

Desánimo y culpa: estas emociones nos llevan hacia un estado pasivo del organismo, con el cual, perdemos todos los beneficios de una vida activa. Para sentir aceptación, confianza, ilusión y alegría, el ser humano necesita tener una vida activa y practicar ejercicio con regularidad.

El ejercicio no es una moda de unos pocos, sino una tendencia natural y saludable de todos los mamíferos. Los humanos, que vivimos en urbes y según un modo de vida sedentario, lo necesitamos incluso con más frecuencia.

Mejorar tu salud gracias a tu cambio personal

Si bien la salud no es una consecuencia única de las emociones, aprender a entender y a gestionar tus emociones sí te ayudará a mejorar tu salud. La clave está en que entiendas que lo que sientes no es debido a lo que te ocurre, sino a cómo interpretas lo que ocurre, y tu interpretación depende a su vez de tu estado emocional. ¿Y de qué depende tu estado emocional? De cómo gestionas tus emociones mediante tus comportamientos.

Esta es la buena noticia: puedes aprender a entenderte, a conocerte más, a gestionar lo que sientes, a construir una autoestima más funcional, para vivir y relacionarte con más aceptación y confianza. Sin duda, será un paso de gigante hacia una vida más saludable, que siempre deberá incluir una vida activa según una alimentación adecuada y fisiológica (tanto por el tipo de alimento como por su combinación, cantidad y frecuencia).

Ahora eres tú quien toma la decisión hacia su mejora personal. Si quieres vivir un proceso de cambio práctico y profundo, donde cuentes con compañía constante y flexible, no dudes en agendar una primera sesión exploratoria conmigo vía Whatsapp. Lo único que necesitas es el compromiso absoluto para solucionar lo que te ocurre.

Te envío muchos ánimos, paciencia, y recuerda que la salud no es un objeto que se tenga o se pierda, sino la propia capacidad de tu organismo para recuperarse y estar bien... la misma capacidad que tú tienes para tener tus emociones a tu servicio y mejorar tu vida y relaciones.

Gracias por pensar en ti,
Rubén

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un psicólogo y coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He acompañado a personas de 7 hasta países diferentes (España, Argentina, Ecuador, Chile, México, Colombia y EEUU). Empoderamiento humano es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies