sentimiento de soledad y vacío: ¿qué lo causa? ¿Qué hay detrás?

sentimiento de soledad y vacío: ¿qué lo causa? ¿Qué hay detrás?

En algún momento de nuestra vida lo hemos experimentado: un profundo sentimiento de soledad y vacío, como si no pudiéramos conectar con los demás y tuviéramos una carga demasiado pesada sobre nuestros hombros. El sentimiento de soledad y vacío es un problema más común de lo que creemos y uno de los que más callamos. ¿Qué lo causa? ¿Cómo podemos solucionarlo?

Este sentimiento de soledad y vacío se vincula profundamente a tres emociones y estados de ánimo: ansiedad, tristeza y desánimo. Sentimos soledad cuando parece que el mundo va a otro ritmo, no nos comprende, no podemos expresar lo que sentimos o parece que no nos entienden.

Sentir soledad durante demasiado tiempo nos puede llevar a una sensación de vacío, e incluso, a una pérdida del sentido. Estas sensaciones están profundamente vinculadas a tus relaciones personales. Cuando vivimos con ese sentimiento de soledad y vacío suele ser común que nuestras relaciones personales no funcionen bien.

Hoy día, en la era de lo inmediato y los remedios rápidos, suele ser frecuente que enmascaremos estas sensaciones con quejas, evadirnos con redes, o incluso recurrir a medicación. Sin embargo, quedarnos con nuestras ideas y pensar que el problema está fuera nunca será una solución a largo plazo.

En este artículo vamos a profundizar. ¿Qué es realmente ese sentimiento de soledad y vacío? ¿De dónde viene? Si no podemos controlar lo que ocurre fuera y con los demás, ¿qué cambios pueden ayudarte a solucionarlo y poder conectar mejor contigo y con el mundo?

El objetivo de este artículo no es solo que descubras qué es lo que realmente te ocurre, sino que puedas pensar, abrir perspectivas, ver lo que sientes con más claridad y sobre todo que puedas dar los primeros pasos hacia un proceso de cambio personal donde lo soluciones al 100%.

En consulta a la hora de acompañar a una persona en un proceso de cambio personal como psicólogo o si buscas un proceso de coaching práctico, esta dificultad aparece con frecuencia y es una señal de algo más profundo que ignoramos. Vamos a profundizar para comenzar a ver un poco de luz.

Por si acaso no me conoces: mi nombre es Rubén Camacho, psicólogo y coach de empoderamientohumano. Desde hace 11 años acompaño en sus procesos de cambio personal a personas de todo el mundo. Este artículo está basado en la experiencia directa con las personas que tenían esta dificultad y lo solucionaron. Es hora de conectar. Vamos a por ello!

Las emociones que están detrás del sentimiento de soledad y vacío

El ser humano es ante todo un ser social, emocional y afectivo. Esto quiere decir que nuestro bienestar depende también de la calidad de nuestras relaciones personales. Aquí es donde llega la primera confusión: pensar que tu bienestar depende de tu contexto. Cuando esto ocurre, tu bienestar depende de factores que no podemos controlar: cómo se comporta el otro, cómo se comunica, si cumple tus expectativas o exigencias... cuando no ocurre así sentimos frustración, luego inseguridad, y con el tiempo podemos llegar a sentir soledad y vacío.

Tu bienestar debe depender principalmente de ti: de cómo actúas, qué decisiones tomas, cómo te comunicas. La calidad de tus relaciones personales (sentimientales, familiares, sociales, etc.) es clave, pero para que sean relaciones armónicas tu bienestar debe partir de ti y compartirlo con el mundo.

Aquí es donde llega el primer y gran problema: a veces hemos aprendido a relacionarnos desde la inseguridad, dependiendo demasiado de los otros. Aunque parece un problema concreto de no todas las personas, suele ocurrir con más frecuencia de lo que creemos. ¿Por qué? Porque en las relaciones personales nos disolvemos, encontramos encuentro y bienestar, pero también vulnerabilidad y conflictos. Cuando terminamos por generar relaciones con base en la inseguridad y el miedo tendemos a dejar nuestro bienestar en manos de factores externos. Y esto es algo que jamás podremos controlar...

El sentimiento de soledad y vacío viene primero de esta inseguridad y miedo. Nos da miedo lo que pueda ocurrir (que no nos valoren, acepten, aprecien, critiquen, se distancien, etc.). Por lo tanto, tendemos a tratar de controlar las relaciones. En función de la personalidad podemos tender a controlar la relación con límites y exigencias muy férreas, y cuando la personalidad es más suave y dependiente puede tender a la expectativa, la comparación y la angustia.

Esto es algo común que les ocurre a las personas que viven con ese sentimiento de soledad y vacío: esperan conductas concretas de los demás, sienten que no les valoran o aprecian, y terminan por hundirse en ese vacío tan desagradable.

Sin embargo, por difícil que sea entender esto... el contexto no es el problema. En nuestras relaciones nos lo pueden poner más fácil o difícil, sí, incluso a veces puede ser demasiado difícil (personas hostiles, críticas, etc.). Pero este es un factor, nuevamente, que no podemos cambiar. Lo que sí puede cambiar es la forma en la que te relacionas, pones límites y priorizas tu bienestar en armonía con lo que das a los demás.

En muchas ocasiones pensamos que si priorizamos nuestro bienestar es porque estamos siendo egoístas y los demás se sentirán mal. A su vez, podemos llegar a pensar que si priorizamos solo al otro (esto es algo que más que pensar, lo sentimos) nos resultará totalmente agotador y nuevamente sentiremos soledad y vacío.

Ambas posturas pueden ser ciertas pero solo de forma extrema. Es un pensamiento polarizado. El ser humano necesita dar, entregarse, está en nuestra naturaleza dar y ayudar a los otros. A su vez, está en  nuestra naturaleza el auto cuidado y saber poner límites cuando la conducta de los demás nos daña.

La pregunta clave es: ¿qué te lo impide? ¿Qué te impide poner límites claros? ¿Qué estás dejando de hacer por observar y esperar demasiado de los demás?

En el sentimiento de soledad y vacío hay varias emociones involucradas: miedo, inseguridad, frustración, desánimo, y finalmente ansiedad y angustia. Vamos a profundizar en cada una de ellas.

Miedo: sentir que las relaciones pueden ser dañinas para ti, porque pueden no aceptarte, valorarte, quererte, abandonarte, etc.

Inseguridad: sentir que no tienes contigo las suficientes capacidades para generar bienestar y vínculos armónicos. Esto nos lleva a generar expectativas que, con el tiempo, nos hacen sentir soledad y vacío.

Frustración: cuando no aceptamos el comportamiento de los otros nos frustramos, una emoción muy similar a la ira pero con baja intensidad. La frustración es también una consecuencia del miedo. Tenemos miedo a lo que puede ocurrir, creamos expectativas que no se cumplen, y la frustración llega como consecuencia.

Desánimo: cuando vivimos durante demasiado tiempo con esta situación, resulta tan agotador que llegamos a una sensación de desánimo. Creemos que nada va a cambiar, porque depositamos nuestras esperanzas en el cambio de los demás (los demás sí cambian, pero según su propio ritmo, valores, necesidades, etc.)

Ansiedad y angustia: aunque la ansiedad suele ser un problema precipitante de muchos otros, en este caso es una consecuencia del sentimiento de soledad y vacío. La ansiedad es un miedo intenso y generalizado que no nos permite vivir de forma funcional (angustia, presión en el pecho, dificultad para respirar, cansancio, llanto, etc.)

Aunque parece que estas emociones son las culpables de lo que nos ocurre, toda emoción es positiva y tiene su razón de ser. El problema no son esas emociones... sino la forma en la que las entiendes y gestionas, de tal forma que son demasiado intensas, frecuentes y duraderas.

Vamos a profundizar en la causa de origen del sentimiento de soledad y vacío... y de ahí, a su solución.

La causa del sentimiento de soledad y vacío

Las personas no podemos estar en realidad solas. Estamos constantemente en relación con los demás y el mundo. Desde que nacemos vivimos con la constante oportunidad de establecer vínculos. A lo largo de toda nuestra vida podemos conectar con los demás, entendernos y entender. La soledad, incluso, es necesaria: para crear tu propio bienestar, cuidarte y encontrarte contigo. Ese sentimiento de soledad y vacío, en realidad, es aislamiento.

Nos auto aislamos cuando nuestro bienestar depende demasiado de lo que no podemos controlar. Nos auto aislamos cuando esperamos demasiado de los demás y cargamos nuestras expectativas sobre ellos. Nos auto aislamos cuando no comunicamos lo que sentimos y necesitamos. Nos auto aislamos, sobre todo, cuando la relación personal fluye desde el miedo y la inseguridad.

Las personas necesitamos conectar desde la aceptación y la confianza. Aceptar implica que sabemos que los demás no están en nuestra vida para colmar nuestras expectativas, ni nosotros para cumplir con los deseos ajenos. La confianza implica que nos comunicamos y relacionamos sabiendo que el proceso es adecuado. A veces, tendremos experiencias que nos encanten, y a veces serán un poco más desagradables o conflictivas.

Sentir aislamiento, soledad y vacío, es una consecuencia de relacionarnos desde el miedo.

Algunas acciones que nos llevan a este comportamiento: no comunicar lo que necesitamos, indagar demasiado, esperar que los demás tengan una determinada conducta, no tomar decisiones propias (dejarte llevar por las decisiones que toman por ti), no tomar iniciativas, no iniciar tareas o actividades que te hacen sentir bien, que tu rutina esté orientada a satisfacer solo necesidades ajenas, etc.

Necesitamos conectar, pero desde el equilibrio. Conectar primero contigo para luego conectar con los demás y el mundo. Lo contrario a aislarte es conectar. Y para ello hay algo que debemos aprender a entender y a gestionar.

Volver a conectar contigo para luego conectar con los demás y el mundo

Sentir soledad y vacío es la consecuencia natural de llevar demasiado tiempo relacionándote según el miedo y la inseguridad. Como si fuera una bola de nieve, nos hemos ido auto aislando y la angustia crece. Estas emociones solo te transmiten un mensaje: que lo que sientes no es lo adecuado... y que eres tú la única persona que puede aprender a cambiarlo.

Los seres humanos somos seres emocionales. Sentimos emociones cada momento del día. La intensidad, frecuencia o duración con la que llegan depende de cómo las entendemos y gestionamos. Si aprendemos a entender y a gestionar lo que sentimos podemos darnos la oportunidad de re valorar lo que pensamos e iniciar una serie de acciones diferentes para vincularnos de otra forma, con más confianza y aceptación.

Si primero conectas contigo, con tus necesidades, límites y anhelos, conectar con los demás será más posible. Vencer ese auto aislamiento depende de entender y gestionar todas las sensaciones, ideas y conductas que te llevan una y otra vez al mismo patrón. En esto consiste un proceso de cambio: en que cambies desde ti para conocerte más, aumentar tu bienestar y vivir con más paz y conexión.

Voy a hacerte ahora una invitación especial. Si quieres vivir tu proceso de cambio personal para resolver esta situación, conocerte y crecer, puedes agendar una primera sesión exploratoria conmigo. En esa sesión, que podemos tener vía Whatsapp, nos conocemos, profundizamos en el problema, encontramos una solución y vemos cómo puedo acompañarte para que lo resuelvas al 100%. Importante: solo si tienes la decisión de conseguirlo.

Esa es la primera decisión, y la más importante de todas. Si es así, vamos a por ello!

Ahora eres tú quien da el primer paso hacia tu cambio personal.

Gracias por pensar en ti,
Rubén

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un psicólogo y coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He acompañado a personas de 7 hasta países diferentes (España, Argentina, Ecuador, Chile, México, Colombia y EEUU). Empoderamiento humano es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies