Los 5 miedos personales más habituales y cómo gestionarlos

Los 5 miedos personales más habituales y cómo gestionarlos

Tenemos un problema inquietante con el miedo. Sabes que el miedo es una de las emociones que más te influyen y condicionan en tu bienestar y desarrollo personal, pero existen muchos mitos a su alrededor. El mayor problema es que tus miedos personales son sutiles y difíciles de descubrir. ¿Cómo vas entonces a aprender a gestionar lo que desconocemos?

El miedo es la emoción con la misión más trascendente de todas: proteger tu vida. Por este motivo tiene tanta importancia. No, no te dejes engañar: los miedos no son negativos. Cuando hablamos de miedos negativos o del miedo como emoción negativa nos referimos a sus efectos limitantes sobre tu día a día, pero en sí misma es una emoción tan positiva y necesaria como cualquier otra. El problema no es el miedo, sino tener demasiados miedos, a demasiadas cosas...

Ahora es cuando llegamos a la incertidumbre: ¿y cuáles son tus miedos personales?

Solemos relacionar el miedo con fobias, miedos a animales, ciertas situaciones de nuestra vida, etc. Sin embargo, los miedos no son solo eso. Es una emoción muy sutil que no solo te protege de peligros reales (en ese sentido, es una emoción totalmente funcional y positiva) sino de lo que tú interpretas como un peligro, y aquí es donde entramos en el terreno de lo sutil.

¿Cuántas veces en nuestra vida hemos sentido que repetimos las mismas experiencias una y otra vez? ¿Hasta qué punto sientes que siempre aparecen las mismas dificultades?

Todas las emociones que sentimos y te limitan, bloquean o te hacen vivir situaciones y experiencias desagradables (ira, frustración, rencor, inseguridad, impulsividad) radican en tus miedos personales, pero cada persona puede tener miedos totalmente diferentes, construidos según tus propias experiencias, sistema de creencias y valores, etc.

El objetivo que tienes ahora es claro: descubrir cuáles son los tuyos. Para ello, vamos a profundizar en ciertos aspectos claves del miedo y veremos cuáles son los 5 miedos más habituales en los seres humanos. Finalmente, te haré una serie de preguntas que te ayudarán a descubrir cuáles son tus miedos personales. Pero primero, te dejo todo esto que te acabo de contar en un video. Así te resultará más fácil profundizar. Dale a play!

Ahora vamos a profundizar en el miedo para primero deshacernos de todos los mitos que existen hoy día a su alrededor.

1. No, los miedos no son negativos

Considerar que el miedo es negativo es enfocarte en esa emoción como en un problema en lugar de verlo como una solución. El miedo es positivo porque te ayuda a proteger tu vida. El problema no es el miedo, sino cómo los entiendes y gestionas.

2. No, no tienes que "luchar" contra tus miedos personales

Tener miedo es normal, humano, y pretender luchar contra un rasgo natural de tu humanidad y vulnerabilidad es una idea bastante psicótica (aunque hoy día es una idea que abunda en este mundo tan materialista y plagado de desarrollo personal superficial). Mientras más trates de luchar u oponerte a lo que sientes, más ignorarás tus miedos y vivirás con una menor toma de consciencia sobre tus emociones.

3. Es imposible vivir sin  miedo y eso no es un problema

Me imagino que alguna vez habrás oído la frase "qué harías si no tuvieras miedo". Suelo responder a esa pregunta de forma muy sencilla: "si no tuviéramos miedo, en 5 minutos estaríamos en el cementerio". Sin miedo, perderíamos la vida. El miedo es necesario. Se trata, nuevamente, de reconocer cuáles son tus miedos y aprender a gestionarlos.

4. Los miedos no son claros, sino sutiles, se esconden.

Al tener esa misión tan importante (proteger tu vida) aprendemos a tener miedo hacia experiencias naturales de la vida y muchas veces necesarias. Tus miedos personales no son a volar, a un animal o a la sangre. Tus miedos personales son sutiles y están más relacionados con tus relaciones, tu enfoque sobre la vida, tu valoración personal o tu parcela sentimental.

Vamos a ver ahora cuáles son los 5 miedos más habituales del ser humano (que me encuentro en consulta una y otra vez).

1. El miedo a la soledad o al aislamiento

Este miedo implica que te sientes así y que temes continuar sintiéndote así. Sin embargo, la soledad absoluta es una quimera. El problema real es el aislamiento por miedo a lo que pueda ocurrir en tus relaciones con los otros. Este miedo te lleva a necesitar imperiosamente el contacto con los demás, a tener pareja o a buscar una constante estimulación (es habitual querer siempre entretenerse, mirar las redes sociales, televisión, etc., todo lo que te ayude a evitar ese encuentro contigo, más solitario). La gran paradoja, es que nos da tanto miedo esa posible soledad o aislamiento que evitamos las situaciones que nos puedan enfrentar a esa experiencia (una ruptura, que nos rechacen, etc.) de tal forma que finalmente creamos la situación (abandonar antes de intentarlo).

2. El miedo a sentir que no te quieren

Este miedo es muy habitual y nos hace estar siempre observando si la conducta del otro implica afecto o valoración. Pero esa expectativa la realizas según tu propio punto de vista, sistema de creencias, experiencias y hábitos. Sin embargo, los demás son otras personas, la expectativa no se cumple y el miedo se valida (te hace sentir que tenías razón sobre tu idea). En definitiva: el propio miedo te reafirma en tus creencias.

3. El miedo a no sentir que te valoran o a perder tu propia valoración personal

Si tu bienestar depende de lo que no puedes controlar (cómo se comportan los demás, cómo se comunican, qué es lo que ocurre) finalmente sentirás frustración y con el tiempo desánimo. Al temer perder tu valoración, buscas constantemente averiguar si te valoran según tus propias ideas. Esto nunca se cumple por el mismo motivo del miedo anterior.

4. El famoso (y cierto) miedo a la libertad

Este miedo no era solo propio de épocas pasadas (como Eric Fromm explica en su famoso libro "El miedo a la libertad"). Nos da miedo la incertidumbre que implica tomar decisiones propias y terminamos por delegarlo todo a los demás.

5. El miedo a no tener el control

Cuando vives con demasiadas necesidades y quieres tener el control de todo, implica que vives con una baja tolerancia a la frustración. El miedo a no tener el control (algo imposible, ya que todo lo que ocurre fuera de ti es incontrolable) nos hace reaccionar con ira, discusiones, exigencias o rigidez. En alguna ocasión, ciertas personas tratan de cuidarte y hacer que todo sea tal y como tú quieras, pero eso no durará demasiado tiempo (además del agotamiento que esto produce en los otros).

Ahora, intenta contestar a estas preguntas para descubrir cuáles son tus miedos personales:

¿Cuál es esa experiencia, situación o sensación que se repite en tu vida una y otra vez?

¿Qué es lo que estás tratando de controlar y te frustra no conseguirlo?

¿Cuál es la experiencia que estás tratando de evitar (no porque te desagrade, sino porque temes las posibles consecuencias)?

¿Qué estás perdiendo por ello?

Solucionar el gran problema del miedo no pasa por vencerlo o superarlo (esto no es posible ni útil) sino en aprender a entender y a gestionar no solo  esos miedos, sino todas tus emociones. Ese es el cambio que hará que todo lo demás cambie y para siempre (en todas las parcelas... personal, sentimental, incluso profesional).

Ahora es cuando llega el momento de hacerte esa propuesta tan especial. Se trata de que agendes una sesión exploratoria gratuita vía Whatsapp conmigo, donde podremos conocernos, explorar tu problema, cuál puede ser la solución y sobre todo cómo puedo acompañarte en ese proceso de cambio para que lo consigas al 100%.

Pero ojo: solo si tienes un 100% de compromiso en vivir tu proceso de cambio y asistir a la sesión (esto no es para curiosos, sino para personas que realmente quieren mejorar su vida).

La sesión es gratuita porque no acompaño solo con sesiones sino de forma más constante y personalizada. Agéndala si quieres profundizar y conseguirlo de forma definitiva.

Ahora eres tú quien da el primer paso hacia tu cambio personal (o profesional, sea lo que sea más importante para ti).

Gracias por pensar en ti,
Rubén

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un psicólogo y coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He acompañado a personas de 7 hasta países diferentes (España, Argentina, Ecuador, Chile, México, Colombia y EEUU). Empoderamiento humano es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies