​Los 3 errores que debilitan la autoestima: y cómo evitarlos

​​¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que hace que la autoestima (la relación con uno mismo, así como el filtro con el que ves al mundo y a los demás) se debilite? ¿Qué es lo que hace que construyas una autoestima que no te funciona? Aunque podamos enumerar cientos de factores, la práctica profesional te enseña que existen 3 errores que debilitan la autoestima. Y esos 3 errores son acciones que puedes estar haciendo a diario.

​​La palabra autoestima hoy día es usada para explicar el mundo y las conductas de los demás. "Tiene baja la autoestima" "Quiero tener una alta autoestima". ¿Pero qué significa realmente eso? La autoestima, como siempre digo, no es realmente algo que se pueda "subir" o "bajar". De hecho, una autoestima alta puede equivaler a ego o a vanidad. A veces se confunde la autoestima incluso con el individualismo y la humildad con la baja autoestima. Nada más alejado de la realidad.

​La autoestima, en realidad, te funciona o no te funciona. La autoestima es tu relación contigo, tanto afectiva (lo que consideras de ti, el valor que te das) como de valores (lo que crees que haces de forma correcta o incorrecta) como de creencias (lo que crees que puedes hacer o no, tus capacidades reales) y esta visión condiciona totalmente tu visión del mundo y de los demás.

En cierto sentido, pudiéramos decir que tu autoestima son como las gafas con las que ves el mundo. Y sí... las gafas, ese filtro, en realidad es ego, una identificación que haces con ciertas ideas o creencias. Por esta razón es tan peligroso querer mejorar tu vida solo "subiendo" la autoestima, ya que puede que solo estés valorando aspectos de ti que no tienen nada que ver con la autoestima.

En este artículo vas a aprender qué es realmente la autoestima, de qué depende que tu autoestima funcione o no, y sobre todo, cuáles son los 3 errores fundamentales en tu forma de pensar, actuar y sentir, que debilitan tu autoestima.

Todo lo que vas a leer está basado en la experiencia de 10 años acompañando a personas de varios países diferentes a conseguir diferentes objetivos dentro de sus procesos de cambio (y construir una autoestima que funcione es un absoluto muy habitual).

​Presta también atención al final del artículo porque te haré una propuesta muy especial.

Si quieres dar los primeros pasos en tu proceso de cambio, haz clic en la imagen y regístrate gratis en Supérate, programa para mejorar la autoestima y las relaciones personales

​​La autoestima y tu relación con los demás

​En primer lugar te pido que reflexiones sobre la estrechísima relación que existe entre tu autoestima y tus relaciones personales. ¿Qué es lo que hace que tus relaciones personales sean saludables (a pesar de los conflictos) o estén dominadas por la inseguridad, la ansiedad o los choques personales? Tu autoestima no solo define lo que crees sobre ti y tu relación contigo, sino que a través de esa relación construyes tus relaciones. Si tu autoestima no te funciona, tus relaciones tampoco funcionarán.

​​¿Y de qué depende que tu autoestima funcione?

​Principalmente, la autoestima funciona o no en función de cómo construyes tu bienestar. Si construyes tu bienestar desde tus propias acciones, desde tu forma de interpretar y ver la vida y de sentir, podrás construir una autoestima fuerte donde seas tú quien construya tu bienestar y lo pueda compartir con los demás. Sin embargo, si tu bienestar depende de factores externos (las personas, tu pareja, una situación social, el estatus, el poder, el qué dirán los demás, etc.) tu autoestima no funcionará y sentirás ansiedad e inseguridad, además de celos, envidia o rencor. ¿Por qué? Porque los factores externos no dependen de ti, por lo tanto siempre estarán fuera de tu control, no se cumplirán tus expectativas y esto te hará sentir mal y como en un círculo vicioso (donde la relación cada vez se deteriora más hasta el punto de querer escapar de ella).

El factor que hace que tu autoestima funcione es la independencia afectiva (que tu bienestar dependa principalmente de ti) y la autoestima que no funciona está condicionada por la dependencia afectiva o emocional (que tu bienestar dependa de lo que hay fuera).

Existen 3 errores, actitudes o formas de pensar que hacen que tu autoestima se debilite. Son estos:

​​Juicios de valor: hacer juicios de valor sobre los demás, considerar qué es correcto o incorrecto y hacer así valoraciones del otro, solo refleja una necesidad por querer tener el control, lo cual a su vez implica miedo. A la vez, los juicios de valor son una forma de distorsionar la realidad y nos impide generar empatía hacia el otro, ya que cada persona está en un aprendizaje determinado, en una situación determinada y con unas experiencias determinadas, que le hace comportarse de una forma u otra (ni mejor ni peor, simplemente como puede). El juicio de valor nos aleja de esta comprensión, nos impide conectar con el otro y nos separa. ¿A qué se debe? Nuevamente, a que tu bienestar depende de cómo se comporta el otro. Sin embargo, lo contrario a los juicios de valor negativos no es hacer juicios de valor positivos, sino no hacerlos en sentido alguno. Ser capaz de comprender al otro, empatizar, relativizar y aceptar nos ayuda a conectar y a construir ese bienestar propio de una autoestima que funciona.

​Expectativas: tener expectativas refleja también una necesidad por controlar la conducta de los demás, ya que consideramos que carecemos de algo. Cuando la persona cumple nuestras expectativas todo funciona, pero cuando no las cumple se siente decepción, ira y desánimo. Sin embargo, es totalmente imposible que una persona cumpla nuestras expectativas ya que somos seres diferentes, con visiones diferentes de la vida. Las expectativas, nuevamente, nos separan y dificultan la comprensión del otro, dejando tu bienestar nuevamente alejado de ti.

​Comparaciones: realizar comparaciones es un modo de juicio de valor en base las diferencias entre dos o más personas, según criterios totalmente subjetivos. Otra forma de comparar sería hacer categorías con las personas. ¿Para qué te sirve esto? Es como valorar el libro por su portada. Nuevamente, te aleja del otro, hace que tu bienestar dependa de que se cumplan tus criterios, y eso conlleva ansiedad, inseguridad y frustración a largo plazo.

Justo estos 3 errores son los que poco a poco construyen una autoestima que no funciona. ¿Cómo construir una autoestima que funcione?

La clave está en vivir un proceso de cambio personal donde aprendas a gestionar tus emociones y a desarrollar independencia afectiva, a través de tus acciones diferentes y de tu propio cambio personal.

​Ahora voy a hacerte la propuesta de la que te hablé. Se trata de que me escribas un email a ruben@eyecoachs.com donde me cuentes tu situación, qué te ocurre, y qué te gustaría conseguir que aún no hayas conseguido. Te contestaré para ayudarte a dar los primeros pasos en tu proceso de cambio.

Si quieres dar los primeros pasos en tu proceso de cambio, haz clic en la imagen y regístrate gratis en Supérate, programa para mejorar la autoestima y las relaciones personales

Gracias por pensar en ti,
Rubén

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un psicólogo y coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He acompañado a personas de 7 hasta países diferentes (España, Argentina, Ecuador, Chile, México, Colombia y EEUU). Empoderamiento humano es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies