​cómo superar la culpa (y aprender a gestionar tus emociones)

​Aunque las emociones están detrás de todo lo que nos ocurre, habitualmente pensamos que los problemas están fuera de nosotros y se deben al contexto, a lo que hacen o dicen los demás o a la mala suerte. Existe demasiado miedo y culpa y eso no nos permite vivir bien. ¿Cómo superar la culpa? ¿Cómo dejarla atrás y transformarla sencillamente en responsabilidad?

​La culpa es una emoción complicada de gestionar porque está íntimamente asociada a dos factores clave: el miedo y tu autoestima. La culpa implica miedo a lo que puede ocurrir en relación a las reacciones de los demás, y tu autoestima también se ve muy afectada porque la culpa te envía un mensaje directo sobre lo que crees de ti.

La culpa es una emoción desagradable que implica malestar, falta de acción, pensamientos negativos y que se repiten (rumiar), entorpece las relaciones personales y definitivamente no es útil. Sin embargo, el problema no es la culpa... sino cómo tú gestionas esa emoción.

¿Cómo aprender a gestionar esa emoción para dejar de sentirte culpable? Eso es lo que vas a aprender hoy.

Recuerda que Empoderamiento humano es una escuela de desarrollo personal donde puedes vivir procesos de cambio reales. Prepárate a escribir porque voy a hacerte preguntas poderosas que van a ayudarte en los primeros pasos en tu proceso para entender y saber gestionar tus emociones (en este caso, la culpa). A por ello!

Si quieres iniciar un proceso de cambio, regístrate ahora gratis en Emociónate, proceso para dar los primeros pasos hacia la gestión de tus emociones

​Superar la culpa es transformarla en responsabilidad

​La culpa es una emoción molesta que te avisa sobre lo que tú crees e interpretas sobre el mundo, los demás o especialmente sobre un hecho que ha ocurrido. Por eso te dije antes que la culpa no es ningún problema... sino cómo la gestionas. Cada vez que sientes culpa, la emoción te está diciendo que tu forma de interpretar lo que ocurre te hace sentir mal, entorpece tu vida, te la complica y te crea solo problemas. Si tú sabes entender lo que quiere decirte esa emoción y sabes gestionarla de otra forma, de tal forma que reaccionas de forma diferente, te comunicas de forma diferente, y sobre todo te comportas de forma diferente, tu forma de ver lo que ha ocurrido cambiará y gracias a ello la culpa desaparecerá y se transformará en responsabilidad.

​¿Pero qué ocurre cuando haces lo contrario y continúas comportándote en base a esa culpa?

​Que la culpa te dominará y será como un círculo vicioso. Por eso es habitual que las personas puedan vivir años con culpa. Para ayudarte a que entiendas qué quiere decir realmente la culpa, te voy a dejar con una definición sobre la emoción "culpa-responsabilidad", siendo la culpa la emoción desagradable que surge cuando interpretas la situación de forma disfuncional o negativa (es decir, no te sirve para avanzar, crecer, mejorar tus relaciones y tu vida en general) y la responsabilidad la emoción que te ayuda cuando interpretas la situación de forma funcional y positiva y te ayuda a solucionar lo que ha ocurrido.

​RESPONSABILIDAD-CULPA: la responsabilidad es una emoción que nos mantiene conscientes sobre las consecuencias de nuestras acciones sobre nosotros mismos y sobre los demás, que puede causar beneficios o daños y pérdidas. Esta emoción nos puede ayudar a ser conscientes de qué queremos o por el contrario ocasionarnos un gran malestar durante mucho tiempo. Cuando esto ocurre, la responsabilidad se transforma en culpa. La culpa es como una responsabilidad disfuncional. Cuando ocasionamos (o creemos ocasionar) un mal a alguna persona, una emoción de responsabilidad funcional dura apenas unos segundos. Nos hace conscientes del error y nos activa para el cambio. Una responsabilidad disfuncional o culpa es la que dura demasiado tiempo, nos hace lamentarnos en lugar de cambiar, nos limita y oprime. Una emoción de culpa es disfuncional a causa de las creencias y normas sociales: “debes hacer esto y lo otro y si no eres una mala persona o mal profesional”. Cuando creemos esto y ocurre algo de lo que somos responsables pero no culpables, podemos culparnos durante muchísimo tiempo. Todas las personas tenemos un grado de responsabilidad sobre lo que ocurre. Si gestionamos bien esta emoción, la culpa no aparecerá en nosotros, sino la responsabilidad. Tampoco nos sentiremos culpables por las presiones de otras personas (que se comunican con la culpa, tratando de hacer sentir culpables a los demás para conseguir sus objetivos personales, a causa también de su propio miedo).

​¿Cómo conseguir un cambio tan importante?

​Teniendo en cuenta que detrás de la culpa se encuentra el miedo y tu estilo de autoestima, la única solución es vivir un proceso de cambio en el que aprendas a entender y a gestionar todas tus emociones (no solo la culpa), ya que las emociones están todas relacionadas entre sí y el cambio debe ser profundo y holístico (es decir, que afecte a todas las partes de tu personalidad, como a tus acciones, forma de comunicarte, forma de pensar, formas de relacionarte, etc.).

¿Qué está tratando de decirte tu culpa?

¿A qué te está llevando sentirte culpable?

¿Qué ganas gracias a la culpa?

¿Qué pierdes?

¿De cuántas formas diferentes pudieras interpretar lo sucedido?

¿Cómo pudieras afrontar de forma diferente lo que ha ocurrido?

¿Qué tipo de comportamientos por tu parte harían que te dejaras de sentir culpable pero sí responsable?

Voy a hacerte ahora una propuesta especial. Se trata de que me escribas un email a ruben@eyecoachs.com y me cuentes de forma tu privada cuál es tu situación y qué te gustaría conseguir en relación a ti que aún no hayas conseguido, sea en relación a tus emociones, autoestima, etc. Te responderé lo antes posible para ayudarte a dar los primeros pasos en tu proceso de cambio.

Si quieres iniciar un proceso de cambio, regístrate ahora gratis en Emociónate, proceso para dar los primeros pasos hacia la gestión de tus emociones

Gracias por pensar en ti,
Rubén

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un psicólogo y coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He acompañado a personas de 7 hasta países diferentes (España, Argentina, Ecuador, Chile, México, Colombia y EEUU). Empoderamiento humano es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies