​cómo tener las emociones positivas de tu lado (en lugar de en tu contra)

​Durante cada segundo del día estás sintiendo emociones. Puede que sientas miedo, ira, culpa, inquietud, como alegría, ilusión, paz, calma, concentración o motivación. Sea cual sea tu estado o lo que estés haciendo, siempre existen emociones. Pero las emociones no solo influyen en tu estado de ánimo, sino en cada decisión que tomas y en tus acciones y relaciones personales. Por esta razón, tener las emociones positivas de tu lado es lo que marcará una diferencia en tu vida.

​Saber entender y gestionar tus emociones es la habilidad que marca la diferencia entre una vida donde las emociones te dominan (y donde el miedo te paraliza, la ira te amarga el día o la inseguridad y la angustia protagonizan tu día a día) o una donde tú sabes tener las emociones de tu lado de tal forma que te ayuden a crecer, a mejorar y a avanzar.

¿Cómo conseguir este objetivo tan difícil?

En este artículo voy a contarte tres cosas: primero, por qué las emociones son tan importantes tanto para tu desarrollo personal como para tu avance profesional (sea lo que sea que más te interese). Segundo, cuáles son los problemas principales que tenemos con nuestras emociones. Y, finalmente, cómo conseguir gestionarlas para tener las emociones positivas de tu lado en lugar de en tu contra.

Recuerda que empoderamiento humano es un lugar para crecer, así que prepárate para responder preguntas y que hoy día sea el principio de tu cambio en relación a tus emociones.

​Si quieres dar los primeros pasos, regístrate de forma gratuita en Emociónate, programa de gestión de emociones (haz clic en la imagen)

​Primero: la importancia de las emociones para crecer

El ser humano es ante todo un ser emocional. Siempre sentimos emociones y, como te dije, te influyen en tus comportamientos, comunicación, relaciones y en cada decisión que tomas. Esto te ocurre tanto en tu vida personal como profesional. Sin embargo, hemos cometido el grave error de ignorar nuestras emociones. ¿Por qué ocurre esto?

​El filósofo francés René Descartes (autor del famoso "pienso, luego existo") estableció un punto de vista de la vida basado en dualidades. Creía que existía una parte racional en los seres humanos (el pensamiento) y otra irracional, más animal, como son las emociones. Consideraba a los animales máquinas y a nuestras emociones como nuestra parte más irracional y primitiva. Hoy, sabemos que Descartes estaba equivocado.

El ser humano comete constantes errores en su forma de pensar. A ti también te ha pasado. ¡Y a mí! A todos realmente. Nuestro pensamiento no es perfecto sino que cometemos errores constantes. Piénsalo: el racismo, la xenofobia, el machismo... todos los prejuicios sociales son errores del pensamiento, ya que se basan en mentiras.

​¿A qué es debido que cometamos tantos errores a la hora de pensar y argumentar?

​Precisamente a que ignoramos nuestras emociones. Las emociones te están informando constantemente sobre qué piensas, qué sientes, qué crees sobre ti y sobre los demás y sobre la vida. Pero si ignoras tus emociones, finalmente tus decisiones y acciones quedarán dominadas por emociones de miedo, inseguridad, ira o culpa.

Esas son las emociones que te hacen paralizarte ante tus sueños, no acercarte hacia lo que quieres, que se deterioren tus relaciones personales o de pareja, o que tu día a día se sienta inseguro y peligroso.

Pero las emociones no son el problema. De hecho, las emociones están para ayudarte. El problema es cómo gestionas tus emociones.

Por esta razón las emociones son tan importantes. Si aprendes a entenderlas y gestionarlas, crecerás como persona, mejorarán tus relaciones, mejorará tu autoconocimiento y en la parcela profesional también crecerás.

Otro error frecuente es considerar que para mejorar en el trabajo debes ser una persona "racional" y no "emocional". ¿Pero acaso podemos dejar de ser seres emocionales? Las emociones, como te dije, siempre están ahí...

​Así que... emociónate. Gracias a tus emociones podrás conectar más contigo y salir del círculo en el que te encuentras. Eso es realmente "inteligencia emocional" (aunque yo prefiero llamarlo gestión de emociones).

​Cómo tener las emociones positivas de tu lado

​Las emociones negativas, en realidad, no existen. El miedo, la ira o esas emociones que consideramos desagradables en realidad te están informando sobre tu punto de vista, la situación en la que estás y cómo puedes cambiar ese punto de vista para que crezcas como persona y mejore todo lo que te ocurre. Todas las emociones, entonces, son positivas en cierto sentido.

El problema es cuando no las entiendes y sientes demasiadas emociones desagradables. Sientes miedo por motivos inadecuados, demasiada ira con demasiada intensidad, una culpa o inseguridad constante, etc. En ese sentido, las emociones sí se han transformado en algo negativo en tu vida, pero solo porque no has aprendido a gestionarlas.

¿Cómo conseguirlo?

​Se trata de vivir un proceso de cambio de tres fases. Si ahora sientes demasiados miedos, ira, culpa, inseguridad, etc., es porque no gestionas bien esas emociones y esto ha podido ocurrir durante quizá demasiado tiempo. Por lo tanto, no te sirven fórmulas mágicas. Vivir un proceso de cambio profundo es necesario.

​Estas son las tres fases:

  • Primero, descubres cómo gestionas tus emociones ahora y cuáles son las emociones más importantes con las que debes trabajar. En esta primera fase profundizas en cada emoción y tratas de entenderlas y cuáles son las consecuencias de gestionarlas como ahora lo haces. ¿Qué trata de decirte esa emoción sobre ti y sobre lo que piensas? ¿A qué te está llevando? ¿Cómo pudiera ser diferente?
  • Segundo, diseñas un plan de acción con acciones diferentes para comenzar a gestionar tus emociones de forma más funcional. En esta fase es importante que trabajes de forma íntegra, tanto con tus emociones como con tus relaciones personales, tu comunicación, tu sistema de creencias, incluso tus valores y tu identidad. Como te dije, las soluciones rápidas no suelen funcionar a largo plazo. Que el proceso sea profundo es clave.
  • Finalmente, aprendes a gestionar tus emociones de forma funcional, construyes más emociones agradables como paz, calma, seguridad, y ese aprendizaje se queda contigo para siempre, ya que aprendes principalmente sobre ti.

​Es un proceso profundo y complejo, pero precioso y enriquecedor para siempre. Así es como realmente funciona un proceso de gestión de emociones para, como suele decirse, aumentar tu nivel de Inteligencia emocional (los cursos o talleres no sirven demasiado). Aunque en realidad lo que va a aumentar no es tanto una inteligencia sino tu conexión contigo gracias a tus emociones.

​​Si quieres, escríbeme un email a ruben@eyecoachs.com y cuéntame en qué situación estás y qué te gustaría conseguir que aún no hayas conseguido. Te contestaré lo antes posible para ayudarte.

​Si quieres dar los primeros pasos, regístrate de forma gratuita en Emociónate, programa de gestión de emociones (haz clic en la imagen)

​​Mil gracias por pensar en ti,
Rubén Camacho
Psicólogo y coach
Empoderamiento humano
escuela de desarrollo personal online

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un psicólogo y coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He acompañado a personas de 7 hasta países diferentes (España, Argentina, Ecuador, Chile, México, Colombia y EEUU). Empoderamiento humano es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies