​cómo conseguir tus objetivos propuestos - DE LA VISIÓN A LA ACCIÓN

​Hola! ¿Llegas aquí con ganas de averiguar cómo conseguir tus objetivos propuestos de una vez por todas?

Averiguar cómo conseguir tus objetivos propuestos no es un logro que conseguirás con consejos o tips. Los consejos y tips son valiosos para motivarte, pero al fin y al cabo consisten en hacer algo que a otra persona le sirvió, no necesariamente a ti.

​Me imagino la situación: tienes mil visiones, mil ideas, mil anhelos que quieres hacer realidad en tu vida personal, sentimental o profesional... pero no terminas de dar el paso.

​Te doy la bienvenida a Empoderamiento humano, escuela de desarrollo personal online. Te escribe Rubén Camacho, psicólogo, coach y director de la escuela, y en este artículo me propongo que juntos vayamos más allá de los consejos. Por eso, lo he titulado: "De la visión a la acción".

como-ser-una-persona

​cómo conseguir tus objetivos propuestos... de una vez por todas.

Suelen decir que “querer es poder”. Sin embargo, ¿cuántos días, meses, años, pasamos deseando algo que nunca ocurre? Quizá sea más sensato decir que “hacer es poder”. En la acción, está la capacidad para conseguir lo que queremos. Eso es desarrollo personal: pasar a la acción.

Cómo pasar de la visión a la acción

La visión te da el enfoque adecuado para saber dónde estás y hacia dónde vas, qué quieres y qué tienes que hacer para conseguirlo. Luego, será solo el hacer lo que te lleve a ello

​En muchas ocasiones, sabemos qué queremos (mejorar tu autoestima, mejorar tus relaciones de pareja o personales, independencia profesional, trabajar menos horas, emprender con tu mayor pasión, ser independiente en un sentido afectivo, aprender a superar tus miedos y saber gestionar tus emociones, vivir una vida plena y satisfactoria, etc.) pero parece que por mucho que lo imaginemos no llega nunca.

Luego, llegan ciertos gurús que te tratan de vender que con solo imaginarlo, visualizarlo, o decir ciertas palabras mágicas, lo que deseas llegará a tu vida, cuando lo único que llega es la percepción subjetiva de un bienestar que está muy alejado de lo que realmente quieres (además de haber perdido tu tiempo).

​Recuerda que aceptación no es lo mismo que resignación, como tampoco lo es de conformismo. Vayamos más lejos del conformismo, que significa “pensar que no me lo merezco”, y de la resignación, que significa “no puedo conseguirlo por más que lo quiera”, a la aceptación, que significa “lo consigo si voy a hacia ello y eso me llevará mi tiempo y mis recursos, así que lo haré con paciencia y buena letra”.

​PRIMERO, LA VISIÓN

Sin embargo, tener “visión” no es en absoluto un problema. Más bien al contrario, la visión te ayuda a tener un enfoque mucho más claro de lo que quieres. 

¿Qué es visión? Es saber visualizar cómo quieres vivir si consigues el cambio que necesitas, siendo ese “objeto”, por supuesto, un cambio en ti mismo, no un coche o un ascenso profesional. La visión te ayuda a saber qué haces si ya hemos conseguido ese cambio, para así proyectarte en el futuro y enfocar las acciones precisas que necesitas para iniciar ese proceso de cambio y transformación personal. 

La visión sirve también para tener ese “plan de vida” que, aunque puede parecer absurdo (no es posible, ni necesario, ni sensato, tratar de planear una vida que es en esencia dinámica y repleta de sucesos que no podemos predecir), puede ayudarte a conocerte mejor y a dar saltos de calidad en tu día a día. 

La visión, entonces, es importante, sí que lo es. Lo curioso, es que es mucho más importante después de actuar y conseguir nuestro desarrollo personal que no al principio. ¿Por qué? Porque es peligroso quedarse solo en la visión… La visión también ayuda a saber qué queremos una vez estamos donde habíamos querido. Es decir, ¿y ahora qué? ¿Hacia dónde queremos ir, en definitiva? (vida profesional, personal, afectiva, etc.).

​LUEGO, LA VOLUNTAD

La visión, entonces, existe tanto antes como después en tu proceso de cambio. Sirve en tu mente, pero no te lleva a ningún cambio real. Sirve como enfoque, no como acción. Cuando sabes qué quieres realmente, llega el momento de saber qué es lo que tiene que cambiar en ti para conseguirlo, qué es lo que nos ha frenado para conseguirlo durante todo este tiempo, y sobre todo, si tienes la voluntad suficiente para iniciar ese cambio.

No, no va a ser otra persona quien lo haga por ti (con charlas, guías, o esas palabras mágicas de los libros), porque entonces sería esa persona quien consiguiera el cambio y no tú. Plantéate lo siguiente:

  • ¿Qué estarías dispuesto a entregar por conseguir el cambio personal o profesional que quieres y te mereces?
  • ​¿Estás dispuesto a transformar tu vida en una experiencia extraordinaria?
  • ​​​¿Cómo de cansado o cansada estás de tu situación actual?
  • check
    ​¿Qué estás dispuesto a hacer ahora para remediarlo que no hayas hecho antes?

​Tus respuestas a esas tres preguntas (podrían ser muchas otras) te ayuda a enfocarte un poco más y a saber hasta qué punto cuentas con la voluntad suficiente para conseguirlo. Cuando tengas la voluntad, puedes pasar a la acción. Si no la tienes, te d​oy un truco para conseguir esa voluntad: pasa a la acción de todas formas, aunque estés desmotivado. Los propios frutos de tu cambio te harán entrar en razón y darte cuenta que te merece la pena.

​FINALMENTE, LA ACCIÓN

Lo que realmente nos da paso a un estado empoderado, donde somos conscientes de nuestros talentos y podemos conseguir logros muy superiores a los actuales, es la acción. Si no lo haces, no podrás comprobar​ el valor que tienes.

​Es la acción lo que cambia el mundo, además de nuestra forma de verlo. A su vez, nuestra forma de verlo puede cambiar gracias a las acciones. El factor importante, es que las acciones no sean arbitrarias. Es decir:

  • ​​¿Qué acciones diferentes puedes hacer hoy que te den un resultado totalmente diferente al que sueles obtener?
  • ¿Qué acciones has tenido hasta ahora que habitualmente te han llevado a los mismos resultados (profesionales, afectivos, de relaciones, etc.)?
  • ​​¿Cuál es la diferencia entre esas acciones?
  • check
    ​¿Qué es lo que vas a hacer exactamente?
  • check
    ¿Cómo vas a hacerlo?
  • check
    ¿Cuándo, dónde, con quién?
  • check
    ¿Te comprometes a hacerlo ya?
  • check
    ¿Qué es lo que te ha limitado hasta ahora?
  • check
    ¿Qué es lo que te impide hacerlo AHORA?

​Las acciones precisas, concretas e inteligentes, son los resultados de una decisión interior: la decisión de dar lo mejor de ti. Enhorabuena por atreverte!

como-ser-una-persona

​Gracias por pensar en ti,
​Rubén​

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He trabajado con clientes de 5 países (España, Argentina, Ecuador, Chile y México). Me encanta viajar y llegar cada vez a más personas. "Empoderamiento humano" es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies