​las relaciones tóxicas no existen - te demuestro por qué

​Aviso, vamos a empezar fuertes: las relaciones tóxicas no existen.

​Sí, como lo oyes (o como lo lees): no existen. Y quizá tú te preguntes: "pues yo he vivido muchas situaciones tóxicas". O "conozco a una persona muy tóxica".

Es cierto que hoy día vivimos muchas dificultades en nuestras relaciones de pareja. Cómo mejorar las relaciones de pareja para que sean saludables y nos ayuden a crecer como personas y vivir con más bienestar es uno de los grandes objetivos de cualquier persona. Es habitual vivir con celos, reproches, manipulación, y una serie de conductas o patrones de pareja que te aíslan, te hacen sentir frustración o ansiedad y al final la relación de pareja es un tormento.

como-ser-una-persona

A su vez, existen comportamientos por parte de personas en relación con los demás que pudieras llamar "tóxicos", como culpar, agredir, engañar, etc. Sin embargo, por más que te sorprenda, nada de esto es realmente "tóxico" (si quieres profundizar más sobre esto, lee el artículo "Las personas tóxicas no existen".

Si es la primera vez que llegas aquí: Empoderamiento humano es una escuela de auténtico desarrollo personal. Aquí no encuentras solo artículos, sino auténticos procesos de cambio para que crezcas como persona y tu vida mejore..

​Soy Rubén Camacho, psicólogo, coach y director de la escuela y este artículo tiene como objetivo que tú también puedas comenzar con ese cambio personal. Voy a hacerte una serie de preguntas clave y es importante que las respondas. Así, gracias al cambio, vamos a acabar con toda esa supuesta "toxicidad".

​Primero, ¿qué es una relación tóxica? (y por qué las relaciones tóxicas no existen

​Los seres humanos vivimos en constante aprendizaje. En tu vida has experimentado luces y sombras, y las luces más intensas y las sombras más negras suelen estar en la pareja. ¿Por qué?

(en el vídeo de la derecha te lo cuento todo por si prefieres ver y escuchar)

​En una relación de pareja vives los aprendizajes más importantes de tu vida. La pareja funciona como un espejo para ti, se reflejan distintas personalidades y sobre el otro proyectamos nuestros miedos e inseguridades. Cada miembro de la pareja es como un maestro para el otro. Siempre, siempre, hay algo importante que aprender en cada relación que tengas.

​A la vez, en una pareja se comparte intimidad, valores, creencias, e incluso la identidad cambia. Sentir que pierdes tu identidad o tu seguridad da mucho miedo, y de ahí que en la pareja aparezcan "guerras de egos".

​¿Qué es una relación tóxica?

​Las relaciones forman parte del área interpersonal del ser humano. Los psicólogos estudiamos esta área. ¿Y sabes qué? A día de hoy, no existe ningún tipo de evidencia empírica o de investigación que haya destacado que exista algo que podamos llamar "tóxico". 

Las relaciones tóxicas son en realidad un invento del marketing. Utilizaron un término llamativo para vender libros o captar tu atención. ¿Por qué ocurre esto?

Muy fácil: los seres humanos tenemos la costumbre de responsabilizar o culpar al otro de todo lo que nos ocurre. Más aún en esta época tan consumista y materialista, donde la pareja puede incluso ser vista como un uso, alguien del cual conseguir algún beneficio emocional o afectivo, una experiencia pasajera en definitiva (al igual que comprar ropa o cualquier tipo de consumo).

Ya sabes que una de las grandes claves del desarrollo personal es que solo tú puedes ser tu cambio. No puedes controlar lo que ocurre, ni a los demás, ni las circunstancias. Solo puedes trabajar con tu propio cambio. Esto es lo más valiente y difícil de hacer, pero en realidad es lo único que puedes hacer: trabajar en ti mismo.

​Sin embargo, resulta muy fácil echar balones fuera. Por eso te hablaron de personas tóxicas o de relaciones tóxicas: para vender libros, poner categorías sobre las personas y pensar que toda la culpa es del otro.

​La realidad es muy diferente.

​En una relación siempre surgen patrones más o menos agradables o desagradables. A veces, una persona tiene demasiado miedo a perder el control y termina por desarrollar actitudes muy molestas hacia la otra persona. Pero esto no quiere decir que esa persona sea tóxica o que la relación sea tóxica. Tan solo quiere decir que existe un proceso de aprendizaje muy valioso y que la solución está en el cambio personal (independientemente de qué ocurra luego con la pareja, si continúa o no).

¿Cómo mejorar tu relación de pareja?

Una relación de pareja es una experiencia donde dos personas, con diferentes identidades, valores, sistema de creencias, miedos, inseguridades, y diferentes momentos de aprendizaje en sus vidas, deciden acompañarse juntos en ese proceso.

Si hacerlo en soledad ya es complicado... en pareja es normal que suela ser mucho más difícil, ya que el ego surge para defender nuestra identidad o punto de vista y el otro y su forma de pensar o actuar diferente supone un riesgo para lo que crees y piensas.

Sin embargo, esa compañía es en realidad un reflejo de lo que debes mejorar de ti.

En lo que más te moleste de tu pareja tienes un aprendizaje. Algo que debes aprender a mejorar, tolerar o desarrollar.

Trata de contestar las siguientes preguntas:

¿De qué depende tu bienestar?

¿Cuánto de tu bienestar depositas en tu pareja?

¿Qué le estas pidiendo a tu pareja que tú no estés creando y dando?

¿Qué es lo que más te molesta del otro?

¿En qué sentido eso te molesta también de ti?

¿Qué pudieras aprender del otro si aprendes a tolerar sus diferencias?

¿Qué te hace ver esta situación sobre ti y sobre lo que crees y tienes que mejorar?

Recuerda: cada persona tiene un punto de vista diferente, unas creencias diferentes, una interpretación diferente sobre la realidad. Todas tus explicaciones sobre qué te ocurre o qué le ocurre al otro o qué ocurre en tu relación de pareja, son simplemente tu punto de vista.

Y no estás en esta vida para comprometerte toda tu vida con tu punto de vista, sino para ampliarlo, cambiarlo, hacerlo mayor.

Tu punto de vista es tu ancla para mantenerte estable en la vida pero también tu condena, ya que solo te mantiene en un lugar, en una forma de pensar. Tu pareja, sea cual sea el caso, te está ayudando a ampliar tu punto de vista.

Por supuesto: existen casos donde la relación no es viable porque una de las dos partes tiene muchos conflictos que resolver. En este caso, en lugar de culpar o responsabilizar a la otra persona como tóxica, hazte estas preguntas:

¿Cómo pudieras acompañar a la otra persona en su proceso de cambio?

¿En qué sentido estás colaborando tú con esos conflictos?

¿Qué pudieras hacer diferente para que no se generaran?

En todo, absolutamente todo, existe una solución. Esa solución siempre pasa por tu cambio. Las relaciones tóxicas, como te dije, no existen, como no existen las personas tóxicas o los pensamientos tóxicos. Solo existen puntos de vista y estos pueden cambiar. Una relación es el entorno más complejo para conseguirlo y a la vez el que frutos más profundos da a largo plazo.

como-ser-una-persona

Gracias por pensar en ti,
Rubén

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He trabajado con clientes de 5 países (España, Argentina, Ecuador, Chile y México). Me encanta viajar y llegar cada vez a más personas. "Empoderamiento humano" es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies