​CÓMO ​HACER REALIDAD TUS PROPÓSITOS 2018

​Tanto en los grandes propósitos como en el plan de vida, cometemos el mismo error: no enfocarnos en quienes realmente somos y en qué acciones nos llevan a conocernos

Tanto en los grandes propósitos como en el plan de vida, cometemos el mismo error: no enfocarnos en quienes realmente somos y en qué acciones nos llevan a conocernos
Click to Tweet

​A finales de año surgen los grandes propósitos. ¿Cuáles son los tuyos? ¿Conseguir emprender y triunfar con tu negocio? ¿Mejorar profesionalmente? ¿Ir al gimnasio? ¿Dejar de fumar? Estos propósitos, en la inmensa mayoría de los casos, no se cumplen y terminan resultando una broma pesada de un año viejo. ​¿Qué es lo que falla? ¿Cómo pudi​eras ​conseguir tus propósitos de una vez por todas?

A finales de año surgen los grandes propósitos, y con ellos, también el famoso plan de vida para el siguiente año o incluso para los siguientes 5 años. Estos propósitos, en la inmensa mayoría de los casos, no se cumplen y terminan resultando una broma pesada de un año viejo. El plan de vida, terminar por cambiar y resultar un ejercicio divertido pero no profundo, relevante o práctico. ¿Qué es lo que falla? ¿Cómo pudiéramos elaborar realmente nuestro gran propósito? ¿Nos sirve realmente para el algo el fin de año?

Ya me lo puedo imaginar.

Este año vienes cargados de propósitos.

Los mismos, o parecidos, que has tenido en otros años... y no, no se han cumplido.

Si estás leyendo esto, quizá estés a punto de entrar en el año nuevo o quizá ya estés en 2018.

Lo importante es que ocurra algo nuevo, algo completamente diferente.

Y ese "algo diferente" puede ser que tus propósitos se cumplan de una vez.

Te voy a dar varias claves, desde por qué habitualmente no se cumplen los propósitos hasta cómo definirlos y finalmente cómo conseguirlos. Prepara papel y boli porque en los próximos días te toca hacer realidad todo lo que vas a aprender.

Vamos a por ello.


PRIMERA CLAVE: ¿CUÁL ES EL FALLO?

El primer fallo es que te planteas propósitos solo porque toca, no porque realmente lo has decidido. Un propósito que se cumple es el que te planteas desde una convicción y compromiso absolutos.

En estos días, cambiar un año por otro puede resultar convincente.

Pero quien debe cambiar no es el año. Quien debe cambiar eres tú.


El segundo fallo es que los propósitos u objetivos que te planteas están basados en qué quieres conseguir, no en qué debes cambiar de ti mismo para conseguirlo.

Si quieres conseguir algo diferente pero haces lo mismo, el propósito no se cumplirá.

Y el tercer fallo, es que el propósito no está bien planteado. No solo debes decir qué quieres, sino qué vas a hacer exactamente, cómo vas a hacerlo, dónde, con quién, cuándo, y ante todo... ¿Para qué?

Te dejo estas PREGUNTAS PODEROSAS para que comiences el año bien fuerte.

¿Qué es lo que realmente te gustaría conseguir que aún no haya sucedido? (que tenga que ver con tu cambio, no con los demás o el entorno?

¿Qué es lo que tendría que cambiar o desarrollarse de ti para que se consiguiera?

¿Cuál es esa parcela? (tu autoestima, tu gestión de emociones, tu relación con los demás, tu comunicación, tu vida sentimental, tu productividad, planificación...)


SEGUNDA CLAVE: LOS AUTÉNTICOS PROPÓSITOS

Si has contestado a las 3 preguntas anteriores, estás muy cerca de darte cuenta de que tu gran propósito no es dejar de fumar o ir al gimnasio (aunque eso sería genial). Tu gran propósito está relacionado contigo. Es un cambio, un desarrollo en ti, que va a llevarte a vivir nuevas experiencias en tu vida personal a conseguir resultados diferentes en tu vida profesional (sea lo que sea que más te interese).

Piensa en todos los logros que has conseguido en 2017.

¿Cómo lo has conseguido?

¿Gracias a qué?

Piensa en cuál es el siguiente nivel.

Piensa en lo que quieres conseguir (con respecto a ti) que aún no ha sucedido.


Plantea ese propósito de forma concreta, medible (que se pueda comprobar si lo consigues o no mediante algún resultado o sensación personal), observable (que se pueda ver desde fuera), y que responda a las preguntas "qué quieres conseguir", "qué cambio implica en ti", "para qué quieres conseguirlo", "qué consigues si lo consigues" (esta pregunta es importante y no, no es redundante), "cómo lo consigues", "cuándo, dónde, con quién".


TERCERA CLAVE: EL PLAN DE ACCIÓN

Si has llegado hasta aquí y sabes cuál es tu gran propósito o grandes propósitos... enhorabuena.

Pero lo siento. Solo con saberlos no se van a cumplir.

Debes planear el camino para conseguirlos. Debes tener a tu lado un plan de acción.

¿Y para esto no es mejor "fluir"?

Esta es una de las excusas habituales (gran excusa).

Plan de acción y fluir no son incompatIbles. Un plan de acción es una forma de concretar lo que quieres y cómo conseguirlo, de tal forma que tus acciones diferentes se enfocan en el propósito y te llevan en dirección segura hacia el desarrollo personal que necesitas y te mereces. Es como un pistoletazo de salida (que luego puede cambiar). Fluir, es sencillamente adaptarte a lo que ocurre, entenderlo, aceptarlo, y continuir. Como ves, tanto la herramienta del plan de acción como la actitud de fluir no solo son compatabiles, sino que deben ir de la mano.

Un plan de acción es bueno cuando te lleva a actuar y a la vez a fluir dentro de las experiencias que vas a encontrarte.

Y sobre todo... esas acciones dentro del plan de acción deben ser completamente diferentes a lo que has hecho hasta ahora.

Deben ser acciones que impliquen que te diriges hacia tu gran propósito.


ÚLTIMA CLAVE: ​NO TE QUEDES AQUÍ... PASA A LA ACCIÓN

​Haz tu plan de acción realidad.

No importa si tienes miedo (de hecho, si tienes miedo es un gran indicador de que tu plan de acción te acerca hacia lo que realmente necesitas).

Hazlo realidad, ponte fechas, planifica (con cierta flexibilidad) y pasa a la acción.

Aquí tú, y solo tú, eres dueño o dueña de tu destino.

¿Vas a hacer realidad tu gran propósito?

Me encantaría acompañarte en ese camino.

Ante todo: felices logros 2017... y feliz GRAN PROPÓSITO 2018.

Este año quiere verte conseguirlo.

Estoy seguro de que lo vas a conseguir.

Haz tu plan de acción realidad.

No importa si tienes miedo (de hecho, si tienes miedo es un gran indicador de que tu plan de acción te acerca hacia lo que realmente necesitas).

Hazlo realidad, ponte fechas, planifica (con cierta flexibilidad) y pasa a la acción.

Aquí tú, y solo tú, eres dueño o dueña de tu destino.

¿Vas a hacer realidad tu gran propósito?

Me encantaría acompañarte en ese camino.

Ante todo: felices logros 2017... y feliz GRAN PROPÓSITO 2018.

Este año quiere verte conseguirlo.

Estoy seguro de que lo vas a conseguir.

​Gracias por estar ahí,

Rubén

Rubén Camacho

About Rubén Camacho

Un coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He trabajado con clientes de 5 países (España, Argentina, Ecuador, Chile y México). Me encanta viajar y llegar cada vez a más personas. "Empoderamiento humano" es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies