.

¿Quieres saber de qué va esto? Va sobre ti. Esto es lo que vienes a buscar

 
MEGA ARTÍCULO DEFINITIVO SOBRE CÓMO SUPERAR LA PROCRASTINACIÓN

MEGA ARTÍCULO DEFINITIVO SOBRE CÓMO SUPERAR LA PROCRASTINACIÓN

MEGA ARTÍCULO DEFINITIVO SOBRE CÓMO SUPERAR LA PROCRASTINACIÓN

La palabra procrastinar nos sonaba muy rara hasta que averiguamos qué es realmente: una de las mayores epidemias actuales contra el desarrollo personal y profesional y contra el bienestar en general. Si procrastinas no creces. Si procrastinas las oportunidades se van. Si procrastinas, tus relaciones personales empeoran. ¿Para qué te sirve entonces la procrastinación? Solo para vivir de forma congelada y dejar escapar todo lo que realmente te mereces.

Seguro que ya te lo han dicho muchas veces: estás procrastinando.

Y has ido a la wikipedia y descubriste que esa palabra que está tan de actualidad significa el clásico "dejar para mañana lo que puedes hacer hoy", además de no priorizar las tareas (también las tareas y acciones que te ofrecen más bienestar y desarrollo personal), dejarlo todo para el último día y tener esa sorprendente habilidad para entretenerte con cualquier cosa antes de lanzarte "a lo tuyo" (lo que te has propuesto, y lo que sabes que más va a cambiar tu vida y mejorarla, aunque te cueste ver resultados a corto plazo y motivarte).

En definitiva: aplazar lo que te habías propuesto y que te lleva directamente a crecer, conseguir tus objetivos y acercarte más a tu desarrollo personal o profesional, por cualquier otra tarea que te resultara agradable.

Y no, tampoco estás solo en esto. La inmensa mayoría de personas procrastinan (más o menos, un poco o mucho).

Sin embargo, por mucho que te expliquen en qué consiste procrastinar y te digan que tú estás haciéndolo, no te han respondido a dos preguntas fundamentales:

¿Por qué procrastinamos si tan malos resultados nos da?

Y sobre todo:

¿Cómo puedes superar la procrastinación?

Si tienes varias ventanas abiertas en tu navegador, estás listo para la procrastinación. Si quieres dar un paso adelante, olvídate de esas ventanas y averigüemos varias claves de la tan famosa procrastinación.

Te voy a dar las 3 GRANDES CLAVES que te llevan a procrastinar, y sobre todo, las acciones diferentes que te van a transformar en una persona proactiva, emprendedora, de acción y hacia su desarrollo personal o profesional... Es decir, todo un ex-procrastinador o ex-procrastinadora.

¿Vamos a por ello?

Procrastinar es tu estrategia maestra para alejarte de todo lo que realmente quieres y te mereces

Click to Tweet

PRIMERA CLAVE: Procrastinar no es nada divertido

El problema de la motivación a corto plazo

Si procrastinar prácticamente es una epidemia, existe una explicación sencilla: procrastinamos porque, en parte, defendemos la procrastinación.

Creemos que procrastinar es divertido y que supone "libertad personal", o dicho de otra forma, es una manera de "fluir".

Dicho con otras palabras: no nos gusta planificar, establecer objetivos o prioridades, porque sentimos que es mucho más divertido y gratificante hacer lo que queremos en cada momento.

Y por supuesto, es gratificante. Resulta reconfortante hacer lo que supuestamente queremos, aunque en realidad lo único que queremos es evitar enfrentarnos a esa tarea o acción que puede cambiar nuestra vida.

Así es como funciona la procrastinación: cuando actúas en base a creencias que apoyan la procrastinación, como nuestra forma personal de entender la libertad (que es una creencia muy poderosa, porque apoyan el miedo y justifican esa procrastinación), se tienen actitudes y conductas que resultan gratificantes a corto plazo, ya que te ayudan a evadirte y te entretienen.

Pero esa diversión pasajera no es tan divertida.

El problema es la motivación a corto plazo: somos seres humanos y todavía pensamos más en la súper vivencia (aunque tengamos toda la seguridad del mundo) que en lo que queremos conseguir a largo plazo. La mente quiere economizar y se enfoca en lo fácil, en lo inmediato. Por eso procrastinar es tan habitual. Procrastinar es obedecer a tu motivación a corto plazo, que te dice que mejor entretenerte o tumbarte en el sofá que ir hacia aquello que realmente quieres, ya que los resultados no van a llegar hoy sino dentro de un tiempo, y por lo tanto, no te van a dar una satisfacción inmediata.

Si te enfocas en las experiencias que vives y en los resultados que obtienes, observarás lo siguiente: sientes que "pierdes" el tiempo, tardas más tiempo en conseguir lo que quieres, los resultados no son los esperados, se siente ansiedad cuando ya llega el gran momento final (la fecha máxima) para realizar esa acción (desde entregar un importante trabajo, finalizar un proyecto, contactar con un cliente, llamar por teléfono a alguien que necesitas, comenzar a entrenar o a practicar tu habilidad artística), y sobre todo, lo único que nos activa es el pánico a fallar (de nuevo, la motivación por miedo).

La procrastinación no solo empeora tus resultados y experiencias, sino que perjudica tus relaciones personales, ya que las personas que quieren estar en cualquier tipo de relación contigo están también sujetos a la mala planificación, al desorden, a la motivación a corto plazo, a la ansiedad y a ese pánico final.

En definitiva: procrastinar te arrastra y arrastra contigo al quienes te rodeen.

¿De verdad resulta tan divertido y tan gratificante?

Puede que a corto plazo sí... pero es una diversión pasajera que en realidad no justifica lo que finalmente conseguimos. Sabemos que esa diversión pasajera no es tan divertida. Sabemos que esa diversión solo es, en realidad, una evasión.

SOLUCIÓN: potenciar la motivación a largo plazo. Esto lo consigues primero con visión, con claridad, con un enfoque totalmente claro sobre lo que quieres, contando también con tus talentos para conseguirlo y con tus límites (que es lo que debes transformar de ti para, a través de ese cambio, llegar al objetivo). Y sobre todo: te tocará contar con un plan de acción 100% comprometido donde tengas claras cuáles son las acciones diferentes que te llevan hacia tu mejor versión.

De todas formas, la motivación a corto plazo no es la única explicación para la procrastinación... llegamos a la segunda clave.

SEGUNDA CLAVE: aprendimos a procrastinar

Tiempos máximos vs tiempos mínimos

Hay varias explicaciones para la procrastinación.

La primera, es totalmente biológica. Nuestro cerebro más instintivo y reptiliano está acostumbrado a recibir recompensas a corto plazo y no entiende el largo plazo. Por eso, tendemos a satisfacer el momento y a dejar lo importante para más adelante si encontramos una excusa para dejarlo. Y no, esto no es nada "espiritual". Cuando el budismo habla de estar en el momento presente, no se refiere a navegar por Youtube o Wikipedia en lugar de ir hacia tu objetivo, o entretenerte con proyectos paralelos que no tienen un impacto real en lo que necesitas, o ver la tele en lugar de salir a correr. El budismo habla de estar solo en el presente. Cuando procrastinas, no estás tampoco en el presente, sino huyendo de él. La parte de tu cerebro que te lleva a las recompensas a corto plazo no es el cerebro consciente, sino el más inconsciente, perezoso y básico de todos.

En conclusión: resulta más fácil motivarse a corto plazo que a largo plazo.

Pero lo fácil no es siempre lo que te ofrece una mejor experiencia o aprendizaje.

Por esta razón, las personas que consiguen un verdadero desarrollo personal o profesional y que llegan a ser la mejor versión de sí mismos, se motivan a largo plazo, encuentran razones suficientes para estar en el momento presente y concentrados en su tarea más importante, no pierden ni un segundo de su tiempo, son totalmente eficaces y eficientes, planifican y eligen sus objetivos, priorizan y saben gestionar su tiempo, no se entretienen sino que encuentran verdaderos momentos de diversión cuando sus objetivos están conseguidos o bien encaminados, y además... encuentran mucho más tiempo libre para estar con sus seres queridos o practicar sus pasiones (deporte, arte, literatura, lo que sea).

Como ves, todo son ventajas y no es menos "espiritual". Más bien al contrario: si lees con profundidad textos budistas, encontrarás un mensaje claro que te dice: pasa a la acción-contemplación... y no procrastines.

La segunda explicación es cultural. Desde que somos niños, nos han enseñado a funcionar con tiempos mínimos. ¿Qué quiere decir esto? Que nos dijeron que teníamos que estudiar, como mínimo, dos horas hasta poder salir de la habitación. ¿Y qué hacías tú? Pasar dos horas mirando el libro, esperando ese ansiado momento.

En definitiva: te premiaban por pasar el tiempo.

Esto se repite en toda nuestra sociedad: 6 horas en la escuela, 8 horas en el trabajo, tiempos largos para presentar trabajos o proyectos, 4 meses en la Universidad para asimilar contenidos cortos, etc.

Nuestra sociedad y cultura está diseñada para que seamos mediocres. Si la Universidad te da 4 meses para asimilar un conocimiento antes de un examen, ¿qué tiempo utiliza una persona para asimilar ese conocimiento y estar preparado? Empleará, nada más y nada menos, que 4 meses. Y usando la noche antes del examen, por supuesto.

Una solución a este gran problema, y que no suponga cambiar todo nuestro sistema social y cultural (eso te llevaría mucho más tiempo del que tienes para vivir y disfrutar) es que aprendas a funcionar con tiempos máximos.

Tiempos máximos quiere decir: conozco mi objetivo, me establezco mis metas y mis mejores horarios, y tengo un tiempo máximo para conseguirlo. Cuando ese tiempo finalice, no importa el resultado: no podrás continuar. Tu única tarea será disfrutar. Si estableces esta regla, te lo aseguro, poco a poco serás más eficaz y eficiente y conseguirás más en menos tiempo. Si el primer día no consigues tu objetivo en 2 horas sino que se queda al 75%, te aseguro que al día siguiente lo conseguirás al 80%. Tu actitud, gracias a los tiempos máximos, estará cada vez más concentrada y serás más eficaz.

Por supuesto, organizar tu propio día a día es fundamental para ello, además de trabajar por objetivos y no por tiempo (si actualmente te lo puedes permitir, claro).

LEE EL ARTÍCULO "CÓMO APRENDER A GESTIONAR EL TIEMPO (O CÓMO VIVIR CON MÁS, HACER CON MENOS)" PARA PROFUNDIZAR MÁS EN ESTO.​

La tercera explicación, es personal. Hemos aprendido a ser procrastinadores. La sociedad y nuestra cultura nos ha enseñado, nuestro cerebro se ha acostumbrado a ser perezoso, disperso y azaroso, y tú... has decidido aceptarlo. Has aprendido a ser un auténtico maestro o maestra en procrastinar. Todo se aprende en la vida.

Así que no, no nacemos procrastinadores a pesar de que la gran mayoría de personas procrastinen. Nos enseñan a procrastinar y hemos aprendido a procrastinar.

¿Cómo le damos la vuelta a la tortilla?

TERCERA CLAVE: lo opuesto a procrastinar es...

Acciones diferentes​

Existen muchas vías para dejar de procrastinar, o mejor dicho, para construir una personalidad proactiva, líder, libre y eficaz. Pero no existe una fórmula mágica para todos los seres humanos, ya que la única fórmula mágica para ti es tu propio aprendizaje.

Dejar de procrastinar es aprender a ser proactivo. Es aprender a tomar decisiones. Es aprender a planificar. Es aprender a establecer objetivos junto con el tiempo y condiciones que vas a necesitar para conseguirlo (qué conseguir, cómo conseguirlo, cuándo, con quién, dónde, en cuánto tiempo). Es aprender a encontrar tu motivación verdadera y aprender a ser fiel a ella.

Te pongo un ejemplo claro: he tardado aproximadamente 25 minutos en escribir este artículo. En otras ocasiones, hubiera necesitado casi 2 horas. He tardado apenas 25 minutos porque me hice una promesa: no voy a procrastinar, y tengo como máximo 30 minutos para escribirlo.

He dejado todas las diversiones y motivaciones a corto plazo atrás y estoy en este justo momento. Finalmente, he conseguido mi objetivo, me he divertido mucho más con esto que con cualquiera de esas otras diversiones, y consigo más tiempo libre para mí y para estar con mi familia.

Como ves, son todo ventajas.

En conclusión: la fórmula mágica para ti es que desaprendas lo aprendido y que te ha llevado a procrastinar, y aprendas un nuevo sistema que te lleve a los resultados que quieres y a las experiencias de vida que te mereces y te lleven a tu mejor versión. Eso supone iniciar un proceso de desarrollo personal (o profesional) real, comprometido, constante y decidido.

¿Qué es lo que crees que debieras aprender para dejar de procrastinar?

¿Aprender a planificar?

¿Aprender a gestionar tu tiempo?

¿Encontrar tu motivación?

¿Ser capaz de diseñar un PLAN DE ACCIÓN claro, profundo y realista?

¿Con qué puedes comprometerte para ser la mejor versión de ti mismo en lugar de procrastinar?

Tienes la solución frente a ti. Solo debes tomar una decisión.

¿Qué decisión vas a tomar?

Aquí te cuento qué fue ese “algo diferente” que a mí me llevó a mi mayor desarrollo personal y profesional.

¿QUIERES COMENZAR UNIÉNDOTE AL CLUB DE EMPODERAMIENTO?

  • Formas parte de la newsletter y recibirás por email articulos y novedades podrás recibir por e-mail nuestros artículos y novedades.
  • Tendrás acceso a los cursos gratuitos de desarrollo personal y profesional.
  • Contarás con promociones únicas que no aparecen ni en la web ni en redes sociales
  • Podrás hacer las consultas que desees para conseguir el crecimiento que te mereces

Y lo mejor: es gratis.

Suscríbete y comienza un viaje de empoderamiento personal.

En definitiva, ya no tendrás más soledad. Y tu desarrollo personal o profesional, podrá comenzar al fin.

Gracias por estar ahí,

Rubén

About Rubén Camacho

Un coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He trabajado con clientes de 5 países (España, Argentina, Ecuador, Chile y México). Me encanta viajar y llegar cada vez a más personas. "Empoderamiento humano" es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Leave a Reply

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies