.

¿Quieres saber de qué va esto? Va sobre ti. Esto es lo que vienes a buscar

 
CUANDO TE PREOCUPAS DEMASIADO: LA DIFERENCIA ENTRE PREOCUPARTE Y OCUPARTE

CUANDO TE PREOCUPAS DEMASIADO: LA DIFERENCIA ENTRE PREOCUPARTE Y OCUPARTE

CUANDO TE PREOCUPAS DEMASIADO: LA DIFERENCIA ENTRE PREOCUPARTE Y OCUPARTE

Mientras trabajas, mientras conduces, mientras haces cualquier tarea: tu mente está ahí, recordándote cuáles son los peligros de lo que te preocupa, pensando sobre lo que has perdido o no has ganado, rumiando pensamientos sobre los demás. La sensación, emoción y actitud de preocupación es una sensación humana con una utilidad clara: anticiparnos a los problemas. Pero cuando es gestionada de forma disfuncional, es la sensación que nos hace perder toda nuestra vida.

¿Cuántas veces hemos pasado el día concentrados en pensamientos casi obsesivos de preocupación por algo que ha ocurrido o pudiera ocurrir, a ti o a otra persona?

¿Cuánto tiempo se pierde rumiando pensamientos? ¿Cuánta energía malgastamos?

El desarrollo personal, crecer, transformarte y llegar a la mejor versión de ti, se encuentra con uno de los mayores obstáculos posibles cuando te preocupas demasiado. El exceso de preocupación te aparta de lo que realmente es importante, te limita, te congela, te frustra y te ocasiona un gran malestar. ¿Para qué te sirven los pensamientos rumiantes? ¿Cómo detenerlos?

El desarrollo profesional, para emprender o dentro de una institución o empresa, se congela totalmente (incluso da pasos hacia atrás) cuando también te preocupas demasiado. La preocupación frena la asertividad, te hace comunicarte de forma opaca (sin decir lo que realmente piensas), te somete al estrés, te enfrenta a los demás. En definitiva, te aparta de ti y te concentra solo en esa maraña de pensamientos que parece no querer abandonarte nunca.

¿En qué grado te pasa esto? Si quieres solucionarlo, es hora de que sepas cuál es la gran diferencia entre preocuparte y ocuparte.

La preocupación es una sensación útil. Te ayuda a darte cuenta que ciertos peligros que han ocurrido o pueden ocurrir, con respecto a ti o a otra persona. Es un mecanismo de supervivencia, al igual que el miedo. La preocupación, de hecho, es un modo de miedo especial. Es un miedo enfocado en lo que puede pasar en medio plazo, sin que tengas razones de peso para pensar que eso puede ocurrir o que realmente vaya a ser un problema.

El problema, es cómo te congelas en esos pensamientos.

¿Le damos una vuelta de tuerca? A por ello!

En lugar de preocuparte sobre lo que puede suceder, ocúpate sobre lo que quieres que suceda

Click to Tweet

PREOCUPARTE Y OCUPARTE

La preocupación es un sistema de protección ante el miedo. ¿Es el miedo entonces el problema?

El miedo es una emoción humana, natural y necesaria. El miedo no es en absoluto una emoción negativa. El miedo es funcional y nos sirve. Nuestro problema es la forma en la que gestionamos el miedo, de tal forma que vivimos con miedos totalmente disfuncionales. ¿Cómo dejar de preocuparnos para así dejar de vivir en un estado de miedo y ansiedad?

Podríamos definir la preocupación como un estado de ansiedad causado por pensamientos sobre sucesos que aún no han ocurrido y que pueden ocurrir y que nos ocasionan malestar. Nos anticipamos al futuro y vivimos según una protección de esas amenazas. Nos preocupamos por demasiadas cosas. Lista habitual de preocupaciones:

  • No voy a tener el suficiente dinero
  • Voy a perderlo todo si emprendo con esta idea o si inicio este viaje
  • En el mundo existe demasiado sufrimiento y yo sufro/me preocupo por ello (nos enfocamos en el sufrimiento y no en otros aspectos más agradables de la vida)
  • Puedo intoxicarme si como un determinado alimento
  • Si no me protejo, me puedo quedar solo/a
  • Si ahora haces esto, perderemos aquello
  • Me preocupa no ser querido y/o abandonado/a (por lo tanto, me esfuerzo y me siento mal por recibir un afecto que no llega tal y como yo necesito)

La lista de preocupaciones es infinita. Vivir en preocupación es vivir en miedo y en la búsqueda constante de la seguridad. Esto crea un sesgo en nosotros, como si fueran unas gafas de ver. Lo que vemos es el peligro, el sufrimiento, el malestar. Esto puede ocurrirle a una persona muy inteligente o con grandes conocimientos. El problema nuevamente no está en la cultura, sino en que esa persona, realmente, no se ha conocido. Con auto conocimiento, descubrimos que el problema es que nos preocupamos demasiado. Cuando nos preocupamos, ante todo, dejamos de ocuparnos y esto es lo que confirma nuestras creencias. Cuando te preocupas por algo, suele suceder. El motivo es que uno mismo crea ese suceso al preocuparse, ya que preocuparse significa dejar de ocuparse. Dejar de preocuparse, entonces, significa pasar a ocuparse.

Cuando te ocupas...

  • Pasas a la acción (comienzas a actuar en función de lo que te reporta bienestar, aprendizaje o desarrollo personal, de tal forma que vives creciendo.
  • Confías más (sabes que lo que ocurre es necesario para aprender)
  • Tomas las riendas (tus preocupaciones quedan en el olvido, ya que ocupándote, tomas acción sobre lo que quieres)
  • Tomas las riendas (tus preocupaciones quedan en el olvido, ya que ocupándote, tomas acción sobre lo que quieres)
  • Das y no exiges (es una energía más productiva y feliz, ya que creas, actúas y participas, en lugar de demandar y sentir ansiedad por ello)
  • Disfrutas (cuando te ocupas, estás viviendo experiencias; cuando te preocupas, solo imaginas las experiencias que peor te hacen sentir)

Contesta ahora a estas PREGUNTAS PODEROSAS:

¿Qué es lo que te preocupa?

¿En qué creencia se basa esa preocupación?

¿Qué ocurriría si no ocurre lo que te preocupa?

¿Qué ocurriría si ocurre lo que te preocupa?

¿Qué ocurriría si dejara de importarte?

¿Qué harías diferente si no te importara tanto?

¿Qué te gusta que ocurra?

¿Cómo vas a ocuparte de ello?

Tus respuestas son las que te guían para conseguir el auténtico desarrollo personal o profesional que quieres y te mereces. Te reconozco que me gustaría acompañarte en ese viaje... pero antes, te hago una propuesta más abajo.


Aquí te cuento qué fue ese “algo diferente” que a mí me llevó a mi mayor desarrollo personal y profesional.

¿QUIERES COMENZAR UNIÉNDOTE AL CLUB DE EMPODERAMIENTO?

  • Formas parte de la newsletter y recibirás por email articulos y novedades podrás recibir por e-mail nuestros artículos y novedades.
  • Tendrás acceso a los cursos gratuitos de desarrollo personal y profesional.
  • Contarás con promociones únicas que no aparecen ni en la web ni en redes sociales
  • Podrás hacer las consultas que desees para conseguir el crecimiento que te mereces

Y lo mejor: es gratis.

Suscríbete y comienza un viaje de empoderamiento personal.

En definitiva, ya no tendrás más soledad. Y tu desarrollo personal o profesional, podrá comenzar al fin.

Gracias por estar ahí,

Rubén

About Rubén Camacho

Un coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He trabajado con clientes de 5 países (España, Argentina, Ecuador, Chile y México). Me encanta viajar y llegar cada vez a más personas. "Empoderamiento humano" es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Leave a Reply

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies