.

¿Quieres saber de qué va esto? Va sobre ti. Esto es lo que vienes a buscar

 
¿Y  TÚ, OYES O ESCUCHAS? LA IMPORTANCIA DE LA ESCUCHA ACTIVA

¿Y TÚ, OYES O ESCUCHAS? LA IMPORTANCIA DE LA ESCUCHA ACTIVA

¿Y TÚ, OYES O ESCUCHAS?

LA IMPORTANCIA DE LA ESCUCHA ACTIVA

Escuchar a los demás es probablemente una de las cosas más difíciles que podemos hacer. Pero escuchar de verdad, con profundidad, sin interrumpir, sin querer intervenir, y sobre todo... sin pretender interpretar por qué el otro está diciendo lo que dice. Esa es la gran diferencia entre oír y escuchar: oír es simular y escuchar es contactar. La escucha activa es una de las principales vías no solo para contactar con el otro, sino para contactar contigo mism@. Es la herramienta maestra para el auténtico desarrollo personal y profesional.

¿Y tú? ¿Oyes o escuchas?

Cuando estás frente a una persona y necesita comunicarte algo, ¿puedes realmente escuchar a esa persona y entenderla para contactar? ¿O sientes ansiedad y quieres interrumpir y terminar con lo que está diciendo lo antes posible?

La escucha activa (o la capacidad para realmente escuchar al otro y contactar, con entendimiento, aceptación y profundidad) es lo que te separa de una vida estática donde siempre obtienes los mismos resultados y vives las mismas experiencias y el auténtico desarrollo personal y profesional.

¿Por qué es tan importante la escucha activa?

Porque gracias a escuchar de verdad, sin interrumpir ni prejuzgar o interpretar al otro, puedes realmente contactar con la otra persona, aumentar el entendimiento, obtener información de calidad sobre los demás y su mundo subjetivo y sobre ti mism@. En el ámbito profesional, ayuda a tomar mejores decisiones, a fomentar la confianza, la cohesión de equipo y el liderazgo.

Sí, quien practica la escucha activa potencia su liderazgo. Quien practica la escucha activa, también está aprendiendo a gestionar sus emociones y a aumentar su nivel de Inteligencia Emocional. La escucha activa es la puerta que te abre las vías para el cambio y la transformación.

Pero... lo hacemos muy poco, y lo sabes.

¿Qué te limita? ¿Qué te impide escuchar de forma activa a los demás? ¿Por qué te resulta tan complicado?

En este artículo puedes responder a esas preguntas: ¿Qué es la escucha activa? ¿Qué puedes conseguir gracias a ella? ¿Qué te impide escuchar de forma activa? ¿Cómo puedes cambiarlo?

La gran diferencia entre oír y escuchar es que cuando oyes simulas, mientras que cuando escuchas, contactas.

Click to Tweet

LA IMPORTANCIA DE LA ESCUCHA ACTIVA

¿Sabes cuántas de tus dificultades actuales se deben a problemas de comunicación? ¿Te resulta complicado expresar lo que realmente quieres decir? ¿Habitualmente surgen conflictos cuando te comunicas con otras personas? Ya sabes que el remedio no es irte a vivir a una ermita, salvo que poseas el talento del ermitaño solitario y entonces la comunicación te importe bien poco. Si tu interés es tu desarrollo personal, crecer como persona o profesional, y en relación con otros seres humanos (socios, compañeros de trabajo, amistades, familia, etc.), entonces, te importa mucho tu capacidad para comunicarte de forma empática. La gran herramienta, es tan sencilla de explicar como difícil es poseerla: la escucha activa.

Escucha activa es: cuando respondes a la otra persona de tal forma, que demuestras que realmente has escuchado y entendido lo que querían decirte.

¿Suena fácil, verdad?

La comunicación es un pilar fundamental en todo lo que te ocurre, los conflictos se generan a causa de la comunicación y en la comunicación también está su solución. Se trata de aprender a comunicarte de forma empática, efectiva y transparente. ¿Y qué quiere decir esto, además de saber comprender al otro, saber comunicar lo que realmente quieres decir y no andarte por las ramas?

Lo que quiere decir es que... sí, los seres humanos nos comunicamos muy mal. Y nos comunicamos mal porque muchas de nuestras actitudes nos llevan a ello. Una de ellas, quizá la más habitual, es no saber escuchar. Y si no sabes escuchar, te lo aseguro, te encontrarás con dificultades en tu trabajo, en tus emprendimientos, en tu vida familiar o personal, o incluso en relación íntima contigo mismo. Porque los seres humanos también tenemos que escucharnos a nosotros mismos... y también rara vez lo hacemos.

¿Y tú, oyes o escuchas?

Muchas personas creen que saben escuchar porque guardan silencio. Sin embargo, esto no es escuchar, sino simular una posición de escucha que realmente está fingida. Por eso, ya que la escucha activa (la auténtica escucha) no es observable, es importante que la observemos según las respuestas que damos al otro. Gracias a estas respuestas, más empáticas y efectivas, fruto de la escucha activa, podremos solucionar antes los conflictos, entender al otro, avanzar en nuestros proyectos o en nuestro conocimiento sobre nosotros mismos. ¿Qué es lo que te frena?

Algunos de los problemas más habituales en nuestra comunicación son los siguientes:​

  • Creer que nos atacan: nos comunicamos a la defensiva, pensando que nos están atacando, con lo cual es una buena oportunidad para atacar nosotros. En casi todo lo que nos dicen, leemos entre líneas que quieren hacernos daño. ¿Quizá un problema a la hora de gestionar las emociones? ¿Alguna creencia oculta que nos lleva a pensar así?
  • No entender nada: nos hablan, nos hablan... pero no entendemos nada. Nuestro interés está en otro lugar. Queremos que esa persona deje de hablar para poder seguir con lo nuestro.
  • Tergiversar: lo que nos dicen, nos sirve para nuestros intereses personales, ya que nos ayuda a hacer más sólida la idea de que... No, no te engañes. Estás tergiversando para tus propios intereses.

Imagina cuál es el resultado que llega a nuestro día a día si llevamos estas actitudes en nuestra mochila. Solemos pensar que los conflictos comunicativos son fruto de nuestras diferencias personales o de la equivocación del otro, y quizá por esa razón continuamos padeciendo los mismos problemas. El auténtico conflicto comunicativo... es que no entendemos al otro.

Es fácil: si existe un objetivo común, podemos tener formas distintas de pensar o de enfocar las situaciones, pero el objetivo común es más importante que esas diferencias. De hecho, esas diferencias ayudan a ver la situación con mayor amplitud. El problema es que no hemos entendido al otro, así que le hemos respondido según lo que hemos interpretado, la otra persona también percibe esa interpretación subjetiva, y el círculo vicioso se repite.

Lo que llevamos con nosotros y nos impide escuchar, puede ser:

  • Juicios de valor: juzgamos lo que nos dicen según nuestros valores y creencias, incluso antes de realmente haber entendido qué nos quieren decir o qué motivos tiene la otra persona para creer lo que comunica.
  • Impulsividad: queremos ir más rápido e interrumpimos... pero realmente nunca sabremos qué nos querían realmente decir.
  • Falta de interés: nuestro interés está en otro lado... y así nunca podremos escuchar. Luego, vienen los problemas.

En definitiva: que el interés comunicativo está más relacionado con lo que uno quiere decir que con lo que realmente está diciendo el otro.

Sócrates, en la antigua Grecia, ya practicaba la escucha activa como la gran herramienta para adquirir conocimiento. En el libro "Momo", de Michael Ende, el autor alemán nos contaba las experiencias que un pueblo humilde tenía con la llegada de Momo, una niña que sabía escuchar.

UN PEQUEÑO TROCITO DE "MOMO" (novela de Michael Ende)

"Momo sabía escuchar de tal manera que a la gente se le ocurrían, de repente, ideas muy inteligentes. No porque dijera o preguntara algo que llevara a los demás a pensar esas ideas, no; simplemente estaba allí y escuchaba con toda su atención y toda simpatía. mientras tanto miraba al otro con sus grandes ojos negros y el otro en cuestión notaba de inmediato cómo se le ocurrían pensamientos que nunca hubiera creído que estaban en él. Sabía escuchar de tal manera que la gente perpleja o indecisa sabía muy bien, de repente, qué era lo que quería. O los tímidos se sentían de súbito muy libres y valerosos. O los desgraciados y agobiados se volvían confiados y alegres. Y si alguien creía que su vida estaba totalmente perdida y que era insignificante y que él mismo no era más que uno entre millones, y que no importaba nada y que se podía sustituir con la misma facilidad que una maceta rota, iba y le contaba todo eso a la pequeña Momo, y le resultaba claro, de modo misterioso mientras hablaba, que tal como era sólo había uno entre todos los hombres y que, por eso, era importante a su manera, para el mundo. ¡Así sabía escuchar Momo!

En este libro, Momo sabe escuchar de tal manera que ayuda a los demás a encontrar sus propias soluciones.

¿En qué se diferencia la escucha activa?

Ya sabes qué es escucha activa: es la capacidad para escuchar a la otra persona de forma atenta e interesada, de tal forma que comprendemos lo que realmente quiere decir, sin juicios de valor, y nos proporciona la oportunidad para responder a esa persona de tal forma que esta siente que realmente le hemos escuchado.

La escucha activa se diferencia entonces por:

  • Ausencia de juicios de valor: no juzgamos lo que nos dicen, sino que lo comprendemos y asimilamos. Es el mundo del otro, y así es como funciona.
  • Atención e interés: prestamos atención a la otra persona, ya que realmente tenemos el interés de saber qué es lo que nos está realmente diciendo, y cómo se siente la persona a consecuencia de ello.
  • Aceptación: aceptamos la visión de la otra persona, para así poder comunicarnos con ella de forma empática y efectiva.

Cuando sabes escuchar de forma activa y empática, las soluciones a los conflictos llegan antes, el aprendizaje se acelera, y aumenta tu autoconocimiento. Es sin duda una gran oportunidad para llegar, antes y mejor, a donde realmente quieres llegar (en tu vida personal o profesión).

Sin embargo, entrenar la escucha activa no es del todo sencillo. Es necesario trabajar a su vez con tus conductas, creencias y actitudes, ya que ahí están los principales bloqueos para escuchar de forma activa. Trabajar con tu persona de forma integral es la mejor vía para llegar donde quieres y la mejor inversión de presente y futuro que puedes hacer.

¿Y tú? ¿De qué deberías deshacerte para aprender a escuchar de forma activa y empática? ¿A dónde te llevaría conseguir hacerlo? ¿Qué estás dispuesto a hacer para conseguirlo?

Aquí te cuento qué fue ese “algo diferente” que a mí me llevó a mi mayor desarrollo personal y profesional.

¿QUIERES COMENZAR UNIÉNDOTE AL CLUB DE EMPODERAMIENTO?

  • Formas parte de la newsletter y recibirás por email articulos y novedades podrás recibir por e-mail nuestros artículos y novedades.
  • Tendrás acceso a los cursos gratuitos de desarrollo personal y profesional.
  • Contarás con promociones únicas que no aparecen ni en la web ni en redes sociales
  • Podrás hacer las consultas que desees para conseguir el crecimiento que te mereces

Y lo mejor: es gratis.

Suscríbete y comienza un viaje de empoderamiento personal.

En definitiva, ya no tendrás más soledad. Y tu desarrollo personal o profesional, podrá comenzar al fin.

Gracias por estar ahí,

Rubén

About Rubén Camacho

Un coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He trabajado con clientes de 5 países (España, Argentina, Ecuador, Chile y México). Me encanta viajar y llegar cada vez a más personas. "Empoderamiento humano" es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Leave a Reply

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies