.

¿Quieres saber de qué va esto? Va sobre ti. Esto es lo que vienes a buscar

 
LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL TRABAJO. ¿CÓMO TE AFECTAN LAS EMOCIONES EN TU PROFESIÓN O EMPRENDIMIENTOS?

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL TRABAJO. ¿CÓMO TE AFECTAN LAS EMOCIONES EN TU PROFESIÓN O EMPRENDIMIENTOS?

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL TRABAJO.

¿CÓMO TE AFECTAN LAS EMOCIONES EN TU PROFESIÓN O EMPRENDIMIENTOS?

El resultado de un emprendimiento, de una empresa o institución, no depende de su idea sino de su fuerza emocional

Click to Tweet

Un dato en concreto fue el que me hizo darme cuenta de la importancia de la Inteligencia emocional en relación a la profesión, en las empresas o para el emprendimiento. Cuando una persona quería contratarme como coach para conseguir objetivos personales, solían querer trabajar con su autoestima, confianza, independencia afectiva o gestión de emociones. Cuando una persona o empresa quería contratarme para conseguir objetivos ejecutivos, querían trabajar habilidades como el liderazgo, la comunicación, la fuerza de ventas o la gestión de equipos. Sin embargo, el 80% de esas personas terminaron trabajando su Inteligencia Emocional. Fueran cuales fueran sus objetivos profesionales, finalmente se daban cuenta que las emociones estaban detrás de todo. Desde que descubrí ese dato, sé que las emociones son la energía y el factor más importante para cualquier empresa o institución, para cualquier emprendedor o profesional. Dicen que un gerente de una importante marca de automóviles, contrató a un reputado y carísimo coach y que durante la primera sesión estuvo 1 hora hablando solo de sus emociones...

Este dato que te he contado es real y pertenece a mi propia experiencia. Los objetivos de un proceso de Coaching, que también implican el cambio que quieres conseguir con respecto a ti mismo, así como la gran meta de un CURSO PLUS son muy variados, pero las emociones siempre están ahí para ser trabajadas.

Si un profesional quiere trabajar su liderazgo dentro de un servicio de Coaching institucional o empresarial (porque ha cambiado de cargo y ahora debe saber liderar un equipo de 6 personas, algo que nunca había hecho antes), también termina por trabajar la Inteligencia emocional o gestión emocional, ya que su miedo, su seguridad o su confianza le dirigen y determinan (esto me pasa cada semana).

Si un emprendedor quiere conseguir lo que antes no ha conseguido, tras varios "fracasos" que le hicieron aprender y llegar a su mejor oportunidad, puede querer trabajar con su capacidad para confiar en sí mismo, ser más proactivo o encontrar soluciones donde antes no las veía. Sea como sea, las emociones también están detrás de todo ese trabajo.

Siempre estamos emocionados, siempre sentimos emociones, nos impulsan, condicionan e influyen.

En este artículo vas a descubrir varias cosas:

  • PRIMERO: a descubrir cómo tus emociones te afectan para cualquier aspecto profesional (dentro de empresas, instituciones, o si estás por tu cuenta).
  • SEGUNDO: qué debe hacer una organización, empresa o institución (colectivo de personas con objetivos comunes) para realmente trabajar y convivir con un alto nivel de Inteligencia Emocional y así poder conseguir los objetivos con una buena convivencia personal.
  • TERCERO: la relación que existe entre la Inteligencia Emocional y el emprendimiento... y qué debes entrenar exactamente para conseguirlo.

Vamos con lo primero... ¿Cómo te afectan tus emociones en un sentido profesional?

EMOCIONES Y TRABAJO: ¿CÓMO TE AFECTAN?

La característica principal de Empoderamiento Humano, es que todo lo que te cuento no es inventado ni lo he desarrollado a partir de algún libro u otros artículos. Todo lo que te cuento aquí es fruto de la experiencia que he acumulado tras poder acompañar a muchísimas personas en los últimos años, de varias nacionalidades y en contextos completamente diferentes. Todas esas personas, contextos, nacionalidades y situaciones tenían algo en común: trabajaron con sus emociones para poder conseguir su objetivo. Es la única forma, ya que las emociones están detrás de todo.

En el trabajo (dentro de una institución o como profesional independiente), las emociones te afectan de tal forma que determinan tus resultados profesionales. Por lo tanto, los resultados de las propias organizaciones dependen del estado de inteligencia emocional de las personas que conviven. Estos son los factores principales, y por lo tanto, lo que debes trabajar para tener las emociones de tu lado y poder conseguir el desarrollo profesional (y personal) que tanto te mereces:

  • CONFIANZA: tanto en uno mismo como en los demás. La confianza es una acción, pero también una actitud que decides tener. Detrás de esa acción y actitud hay resultados, y a la vez, hay emociones. El miedo cuando es mal gestionado conlleva a desconfiar de las situaciones y las personas, y pueden aumentar también los episodios de ira o conflictos (que no son más que una forma de proteger ese miedo y reaccionar ante él). El desarrollo profesional implica desarrollar la confianza (saber en qué confiar, en quién, en qué medida... potenciando así el trabajo en equipo, el liderazgo, el bienestar y la autoestima de todos).
  • AUTOESTIMA: la autoestima o el autoconcepto no es solo una valoración de ti mismo, sino que es alimentada por emociones. La emoción de la seguridad, la confianza o la proactividad implica autoestima. La emoción del rechazo, miedo, inseguridad o duda implica baja autoestima. Y con baja autoestima... disminuye la proactividad, la acción y el bienestar. Muchas personas cuentan con un talento infinito pero no se atreven a pasar a la acción por su autoconcepto, y a su vez, su propio retraimiento agrava aún más la situación. El trabajo es nuevamente con las emociones.
  • IRA: es normal enfadarte en el trabajo. Es positivo tener conflictos y enfrentarlos (lo negativo sería huir de ellos o tratar de esconderlos). Lo que no es tan positivo es que la ira o los conflictos sean el pan de cada día. Nuevamente: gestión de emociones. La ira es una emoción que te ayuda a eliminar algo que está ocurriendo... pero cuando se gestiona de forma disfuncional, solo sirve para que los resultados no lleguen nunca porque perdemos demasiado tiempo enfadándonos. También, sirve para desmotivar a los demás y generar inseguridad y desconfianza. La decisión es tuya.
  • MIEDO: el miedo es una emoción de súper vivencia, pero a veces, cuando no la gestionamos bien, solo nos trata de proteger de nuestro propio progreso, crecimiento personal o profesional. Es como un padre o madre sobreprotector que quiere solucionarte siempre la vida y no te deja avanzar por ti mismo o tomar tus propias decisiones. Por supuesto, no se trata de "trabajar sin miedo"... sino de saber gestionarlo.
  • ORGULLO Y RESENTIMIENTO: son las emociones clave para romper una relación, y ante la ruptura de una relación profesional, llevan mil quebraderos de cabeza que te impiden avanzar. Por desgracia, son emociones muy habituales en el trabajo. ¿Qué es lo que debes cambiar de ti mismo para conseguir superar esas emociones y poder avanzar profesionalmente?
  • CULPA: la culpa suele generar agotamiento, estrés y co-dependencia (porque crees que todo depende de ti y debes ayudar a todos, de lo contrario te sientes culpable). La culpa es una emoción habitual en el trabajo. Cuando existe, los resultados no llegan pero el cansancio y el estrés no te abandona. Nuevamente, se trata de trabajar con tus emociones. ¿Cómo pudieras transformar esa "culpa" en responsabilidad y así delimitar cuáles son tus obligaciones y cuáles las de los demás? ¿Cómo pudieras fomentar la ayuda necesaria y útil sin que implique hacer dependientes a los demás de ti?

Seguro que te has identificado con uno de estos problemas. Ahora, ¿qué deben hacer las organizaciones (empresas o instituciones) para conseguir funcionar con inteligencia emocional? Son 6 grandes factores.

EMOCIONES Y TRABAJO. ¿CÓMO FUNCIONAR DE FORMA EMOCIONALMENTE INTELIGENTE?

Como te dije, básicamente son 6 factores. Son 6 factores que deben cumplir al menos más de la mitad de las personas que conviven en el lugar de trabajo para hacerlos efectivos. Estos 6 factores implican Inteligencia Emocional grupal, lo cual conlleva bienestar y también un gran empoderamiento de las personas. La Inteligencia Emocional promueve el liderazgo tanto como el liderazgo favorece la gestión de emociones. En resumen, se trata de aumentar el nivel de Inteligencia Emocional a través del compañerismo. Vamos a por ello!

  • LA COMUNICACIÓN ES ASERTIVA E INCLUSIVA: la comunicación y la inteligencia emocional son los dos lados de una misma moneda. Cada habilidad potencia la otra y siempre deben ser tenidas en cuenta. Una comunicación opaca o individualista fomenta la separación, la desconfianza y el temor. Una comunicación asertiva, por el contrario, facilita la expresión emocional y la empatía. La comunicación inclusiva potencia la unión, el trabajo en equipo, motiva, empodera y facilita el liderazgo. La comunicación es uno de los indicadores principales de que se cuenta con una alta inteligencia emocional, por lo tanto... comienza con la comunicación para conseguirlo (haz realidad YA lo que quieres conseguir).
  • RELACIÓN A TRAVÉS DEL RESPETO: el respeto implica la aceptación absoluta a la situación, ideas, motivación y personalidad del otro. Se respeta a la persona y también su espacio. A través de ese respeto, se fomenta precisamente el liderazgo, la motivación y la relación de grupo. Una persona que necesite autoridad nunca va a potenciar su talento. Por el contrario, una persona con talento necesita de su propio espacio y respeto para potenciar sus habilidades. El respeto mejora la inteligencia emocional porque permite la expresión, la reflexión, el aprendizaje y el crecimiento. También mejora las relaciones personales y el bienestar general (dos aspectos básicos si quieres que una institución o empresa funcione).
  • INTERÉS POR EL OTRO: la Inteligencia emocional implica saber entender las emociones del otro, y eso es algo que solo vas a conseguir si realmente sientes un interés genuino por la otra persona. Esto es especialmente delicado para jefes/as, autoridades o líderes... Para potenciar a tu equipo te toca interesarte por él, realmente comprenderlo, ante todo conocerles, saber desde dónde parten, y acompañarles y ayudarles con confianza hacia los objetivos comunes.
  • SE POTENCIA LA EMPATÍA: la empatía es una habilidad humana, natural y básica, que implica Inteligencia Emocional. Y esa empatía es algo que consigues si te decides a ponerte en el lugar del otro. Este ejercicio se nos olvida pero todos podemos hacerlo. Se trata de entender que cada persona tiene unas circunstancias y un contexto que le llevan a tomar ciertas decisiones. Para cambiar esas decisiones, es necesario un cambio, y ese cambio se consigue gracias a la empatía que proyectan los demás. Eso es Inteligencia Emocional.
  • TRABAJO EN EQUIPO (OBJETIVOS COMUNES): a su vez, la empatía, el interés en el otro, la comunicación asertiva y el respeto, potencian el trabajo en equipo y el dirigirse hacia objetivos comunes. En muchos lugares de trabajo quieren potenciar el trabajo en equipo y se olvidan que lo que dificulta este trabajo en equipo es precisamente la falta de confianza, empatía, inclusión y asertividad. Todas estas habilidades implican Inteligencia Emocional.
  • SE POTENCIA EL LIDERAZGO GRUPAL: el liderazgo es como la comunicación en este sentido. Implica Inteligencia Emocional y a la vez, una persona que desarrolle su inteligencia emocional puede ser un mejor líder. Ahora bien, recuerda qué es de verdad el liderazgo: la influencia positiva sobre los demás. No es dirigir, ordenar o manipular. Es ser un reflejo para el crecimiento del otro.

La solución a todo esto está en tus respuestas:

¿Qué es lo que tendría que cambiar en ti para conseguir aumentar tu nivel de Inteligencia Emocional?

¿Qué tendría que cambiar en tus relaciones profesionales para conseguir mejorar tu rendimiento o bienestar?

Ahora llega el turno a la relación entre las emociones y el emprendimiento...

EMPRENDER Y EMOCIONARSE

Emprender, desde siempre, ha sido una cuestión de personalidades. Emprender significa innovar, crear algo nuevo, una nueva forma de llegar a los demás, mejorar la sociedad y arriesgarse. Más tarde, debido a la crisis, el emprendimiento pasó a ser una alternativa más habitual... pero no todos los emprendedores la tenían consigo: tenían miedo y les podía la procrastinación.

Emprender no es fácil ni debe ser para todos. Depende de talentos, oportunidades, atrevimientos, y también de gestión de emociones. No nos enseñan a emprender y por eso el aprendizaje es complejo. En un sentido emocional, existen dos emociones que todo emprendedor debe aprender a gestionar: EL MIEDO Y LA CONFORMIDAD.

EL MIEDO: un emprendedor tiene miedo a fracasar. Y quizá fracase, una y varias veces. Si conoces a algún emprendedor que solo proyecta "éxito"... no le creas, está mintiendo. Un emprendedor se equivoca, falla, se renueva, crea más, y es lógico que sea así. Por eso el miedo al fracaso se alimenta cada vez más y termina por paralizarle. El miedo ayuda al emprendedor a saber qué opciones son inviables y cuáles no. Pero si gestionas mal esa emoción, puede paralizarte ante hechos que no son para nada peligrosos. El miedo es la emoción más importante para el emprendimiento.

 LA CONFORMIDAD: un emprendimiento necesita unas dosis extra de proactividad y acción. La conformidad, una emoción también motivada por el miedo, suele decirnos que es mejor descansar y no hacer, huir y no afrontar, acomodarse y no motivarse. Esto genera desmotivación y limita tu potencial. Es la llamada procrastinación, uno de nuestros mayores males modernos. La emoción de la conformidad debe ser gestionada. La emoción de la proactividad, de la energía, del apasionamiento y la acción, te dirigen totalmente  hacia tus objetivos y desarrollo de tus emprendimientos.

Por supuesto, no lo neguemos: el emprendimiento hoy día también se ha convertido en una moda... muchas personas utilizan la palabra solo para atraer cuando solo están trabajando por cuenta propia sin innovar en nada o incluso utilizan sistemas piramidales para atraer clientes. Que conste, que ante todo, estamos hablando de los auténticos héroes y heroínas, los emprendedores reales. Y que conste también: si eres profesor o profesora, funcionario, barrendero, policía, bombero o tienes un pequeño negocio... también eres un héroe o heroína. Nadie es mejor por ser emprendedor. Solo es cuestión de tomar tu lugar adecuado y cumplir tus sueños.

¿Cuál es tu mayor reto para aumentar tu nivel de Inteligencia Emocional y mejorar así tus resultados profesionales?

Aquí te cuento qué fue ese “algo diferente” que a mí me llevó a mi mayor desarrollo personal y profesional.

¿QUIERES COMENZAR UNIÉNDOTE AL CLUB DE EMPODERAMIENTO?

  • Formas parte de la newsletter y recibirás por email articulos y novedades podrás recibir por e-mail nuestros artículos y novedades.
  • Tendrás acceso a los cursos gratuitos de desarrollo personal y profesional.
  • Contarás con promociones únicas que no aparecen ni en la web ni en redes sociales
  • Podrás hacer las consultas que desees para conseguir el crecimiento que te mereces

Y lo mejor: es gratis.

Suscríbete y comienza un viaje de empoderamiento personal.

En definitiva, ya no tendrás más soledad. Y tu desarrollo personal o profesional, podrá comenzar al fin.

Gracias por estar ahí,

Rubén

About Rubén Camacho

Un coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He trabajado con clientes de 5 países (España, Argentina, Ecuador, Chile y México). Me encanta viajar y llegar cada vez a más personas. "Empoderamiento humano" es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Leave a Reply

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies