.

¿Quieres saber de qué va esto? Va sobre ti. Esto es lo que vienes a buscar

 

¿QUÉ PASA CUANDO CONTRATAS A UN COACH?

Vivir un proceso de Coaching es tomar la decisión de iniciar un proceso de cambio y transformación en nuestras vidas. El Coach es el compañero en el viaje y la persona es el protagonista de ese viaje. ¿Qué ocurre cuando una persona toma esa decisión?

A pesar de ser una profesión y servicio tremendamente habitual, tanto en las empresas como para cualquier persona (que quiera conseguir objetivos personales o profesionales), muchas personas desconocen qué es realmente el Coaching y qué ocurre cuando contratas a un Coach y comienzas un proceso personal.

En realidad, esta entrada debería titularse “¿Qué pasa cuando haces Coaching?”; pero hoy día resulta muy confuso entender el concepto “hacer Coaching” . Hace algunos años, en una cena una persona me contaba acerca de su estrés profesional, lo cual repercutía en su salud y en su estado de ánimo. Ante la pregunta: “¿te gustaría vivir un proceso de Coaching?”, esa persona respondió: “¿Yo? ¿Ser motivador?”

El Coaching no es motivación ni instruir. Vivir un proceso de Coaching es tomar la decisión de iniciar un proceso de cambio y transformación en nuestras vidas. El Coach es el compañero en el viaje y la persona es el protagonista de ese viaje. ¿Qué ocurre cuando una persona o empresa toma esa decisión? Una persona puede tomar la decisión de contratar a un Coach para sí mismo, una empresa puede contratar a un coach para trabajar con el desarrollo personal y profesional de sus colaboradores. En ambos casos, esto es lo que ocurre…

Preguntar-¿para-qué-en-lugar-de-¿por-quéAl principio:

Lo que ocurre es una gran sensación de sorpresa. Las personas creen que un Coach les enseñará herramientas o trucos para conseguir ser más efectivo en sus ventas o para sentirse mejor, como ocurre con todas esas frases motivantes que motivan sólo durante los primeros diez segundos y luego quedan en nada. El Coach, por el contrario, sólo hace preguntas y deja en la persona toda la responsabilidad de su cambio. La persona decide qué  necesita cambiar, descubre cuál es el origen del “bloqueo”, traza un plan de acción y observa que todo el proceso depende de sí mismo. No es como un médico o un entrenador, que te dice qué tienes que hacer. El Coach te acompaña para ir hacia donde tú quieras. La persona comienza a tomar decisiones.

Después:

Cuando la persona (cliente) comienza su plan de acción, se da cuenta de que lo que es fácil para esa persona es lo que le lleva a resultados habituales (en un sentido profesional o personal, como pudiera ser desde la comunicación en el trabajo como una relación de pareja o de autoestima) y cualquier otra acción resulta difícil… Comenzamos a hacer cosas diferentes que poco a poco, a pesar de la dificultad inicial, van transformándose en naturales.

Además:

En las sesiones de Coaching, la persona comienza a introducirse en un estado de “darse cuenta”. Se siente con cada vez más satisfacción. Descubre qué le ocurría, qué puede hacer para cambiarlo, qué le ayuda realmente a ser más eficaz, eficiente y feliz. El Coach, tan sólo hace preguntas, escucha y acompaña. El Coach no es un motivador, un guía o instructor… es la persona la que se transforma en ese líder. Un líder de su propia vida y recursos.

Más tarde:

Las sesiones, que en principio se sucedían con dificultades e incluso un poco de desconcierto, comienzan a ser cada vez más fluidas. La persona aguarda con ilusión el momento de tener su sesión de Coaching. La comunicación con el Coach es honesta, sincera, existe una gran conexión. Los avances son cada vez más sencillos y a la vez más profundos y poderosos.

Finalmente:

Termina el proceso y la persona sabe al fin qué es el Coaching, ya que lo ha vivido. Se siente con mucho más poder personal, repleto de satisfacción. Sabe que cualquier problema futuro podrá ser abordado, con o sin la compañía de un Coach. El Coach pasa a ser un profesional del que puede servirse en ciertos momentos, pero no alguien imprescindible que le dé soluciones mágicas. La persona es la que tiene las soluciones, el poder de decisión, la autonomía e independencia. A nivel empresarial, contratar a un Coach significa disponer de una herramienta humana muy poderosa para empoderar a las personas que forman esa empresa. Esto, sin duda, significa empoderar a la propia empresa u organización.

¿Qué pasa cuando contratas a un Coach? O mejor dicho: ¿qué pasa cuando vives un proceso de Coaching? (como cliente)

Sencillamente, descubre lo muy poderoso y valioso que eres. Te das cuenta de que los únicos límites que existen en las personas son las que las personas imaginan. El Coach te ayuda a descubrir cuáles son esos límites y cómo puedes romperlos. Después de hacer Coaching, sencillamente ocurre que descubres más quién eres.

Hoy día, el auténtico orgullo es ser un coachee, el cliente que decide hacer Coaching para crecer y desarrollarse. Los Coachs sólo estamos para disfrutar con vuestra compañía. ¿Quieres comenzar?

COACHING POR SKYPE (rcz.eye en Skype)

Contacto: info@eyecoachs.com

Sesiones presenciales en Buenos Aires

coaching_ejecutivo_web

About Eyecoachs

Un coach cuyo principal sueño es acompañarte a ti a conseguir los tuyos. He trabajado con clientes de 5 países (España, Argentina, Ecuador, Chile y México). Me encanta viajar y llegar cada vez a más personas. "Empoderamiento humano" es mi forma de llegar a la gente valiente que se interesa por su auténtico desarrollo personal y profesional. Estoy para acompañarte... pero el protagonista eres tú.

Leave a Reply

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies